Sin categorizar

A ver si nos entendemos.

En la conferencia presidencial del pasado miércoles, más conocida como La mañanera, o mejor aún como Diarrea verbal, el presidente Andrés Manuel López Llorador pidió una pausa en las relaciones con España.

Nadie sabe a qué refieren sus palabras: si a una pausa comercial, pausa de visitas, pausa de qué.
No han sido pocas las veces que el Cabecita de cebolla ha dado su ultimátum al gobierno de Australia para recuperar el penacho de Moctezuma. Asimismo, exige, con todo y una carta escrita con puño y letra del macuspano (plagada de errores ortográficos), que el rey de España ofrezca disculpas por la conquista.
Creo que ya todos sabemos que estamos en medio de una pandemia global; que en México se incrementan las muertes y los contagios mientras en otras latitudes ya casi ni mascarilla usan, y no por no ser cuidadosos, sino justamente por ser tan precavidos con la vacunación y los restos que han logrado salir adelante, porque la pandemia no se va a ir jamás sino que es cada uno y en conjunto todos los que debemos deshacernos de ella; mientras los asesinatos a periodistas van en aumento; los femicidios crecen; la falta de orden en las cárceles está desbordada, especialmente en la cárceles para mujeres donde muchas de ellas dan a luz y no existe una regularización para con esa bebés (¿alguien se ha preguntado cómo pueden quedar embarazadas si se supone que son mujeres y no hay hombres? ¿Será que los guardias les dan alguna libertad u otro beneficio a cambio de un rato de placer, sólo para ellos? ¿Será que las visitas conyugales van más allá de visitas, lo que sería contra de la ley? ¿Será que ya vienen embarazadas de antes y por estar en la cárcel, su tiempo de gestación sea de 50 meses?), mientras el desabastecimiento de medicinas en los hospitales ya permite ver las estanterías vacías; mientras el aeropuerto Felipe Ángeles incrementó su costo más del 72%, endeudando a cuatro futuras generaciones que aún no nacieron ni votaron por este gobierno, al mismo tiempo que ninguna empresa aeronáutica del mundo quiere usarla por los riesgos de maniobras y carencia de seguridad en sus contornos e interiores, así como en su total infraestructura; mientras se siguen apareciendo cuerpos afuera de los palacios de gobierno de varios estados de la república que, como dice el Cabeza de pañal cagado, “son todas provocaciones”, mientras todavía no se resolvió (ni se va a resolver jamás) el “disque accidente” en Tlahuelilpan cuando muchas personas, ladrones, claro está, estaban robando gasolina y se prendieron fuego, mientras…
Podemos seguir un sexenio más escribiendo los desaciertos lamentables del Emperador Bananero Andrés Primero.
Pues bien, mientras todo eso y mucho más está latente y estallando en el país, el Cabeza de gansito morenela está muy ocupado (preocupado no, ocupado. Es decir, ocupando el tiempo que le pagamos para que trabaje) en ir a una pausa  con España. Una pausa que nadie entiende a qué se refiere.
Lo poco que se deduce (porque no se le entiende) es que se siente molesto por la conquista y la negación a ofrecer disculpas por parte de la monarquía en la península Ibérica.
Me queda claro que nuestro viejito wango no conoce la historia ni su contexto. En primer lugar, España no existía en aquel entonces, es más,ni siquiera México. Eran territorios gobernados por emperadores y reinados, varios en cada uno de ellos.
En segundo lugar, debería estar enterado nuestro macuspano que ese era el modo de vida de aquella época, así era el mundo en general. En tercer lugar, pedirle al rey de España que ofrezca disculpas por algo que ni el ni su gobierno ni su país hicieron, sería tan ridículo como culpar al ex candidato chileno de extrema derecha, José Antonio Kast, por ser hijo de un ex militar nazi cuando tenía 18 años y ni idea tenía que algún día tendría un hijo, y menos que sería en Chile, y menos que sería candidato a la presidencia, y menos que sería de extrema derecha libertario.
Tal vez, si ese muchacho de 18 años vestido con la Svastica hubiera sabido todo eso, seguramente se hubiera hecho la vasectomía.
Lo que tampoco sabe nuestro Emperador de Cuarta es que sus apellidos son de origen español gracias, justamente, a esas conquistas.
Por cierto,los edificios más hermosos de México, especialmente en el centro de Puebla, fueron construidos por albañiles mexicas bajo el mandato y planos de arquitectos de lo que hoy es España.
¿Pero qué importancia puede tener la pobreza, los asesinatos a periodistas, los femicidios,los bebés encontrados en basureros en un penal, y todas esas “pequeñeces” si algo tan importante sucede en el país como la negación de un ofrecimiento de disculpas por parte de la monarquía española por algo que no hicieron? Claro está que el asunto de las disculpas es mucho más importante, porque según “los otros datos”, todo es culpa de (empieza la lista): los españoles, Felipe Calderón y Fox (al “Copetes” no se lo toca. Él le cedió el mando… según), del neoliberalismo, de la prensa fifí (especialmente de Carlos Loreto de Mola y Carmen Aristegui), de Brozo, de los conservadores y de los que dejan cuerpos tirados solamente como un “acto de provocación”.
Ya más de la mitad del sexenio (¡qué suerte, ya falta menos!) ha pasado y no ha cumplido ni una sola de las cien promesas de campaña, culpando siempre a otros. ¿Entonces para que está ahí él? ¿Para qué quiso ser elegido presidente insistiendo 18 años, de los cuales 12 no trabajó? ¿Será acaso para decir enseñarnos con sus prédicas cómo se barren las escaleras, que acabar con la corrupción es labor de “los otros”, que el nepotismo no aplica con sus familiares? Puede que sea eso, no sé.
Mientras tanto, Marcelo:
Marcelo Ebrard, canciller de relaciones exteriores puesto al cago por dedazo del macuspano (para hacerle creer que será presidente en el próximo siclo, que Dios nos agarre confesados) se reunió ayer con Kerry, ambientalista y ex candidato a la presidencia de EEUU (que como no llegó a la presidencia quiso seguir haciendo ruido, sin haber logrado nunca nada. Como esos futbolistas retirados que se dedicaron a dirigir equipo y tampoco lograron mucho. Deben seguir haciendo ruido para continuar con su alter_ego frente a los reflectores), para mostrarle el nuevo automóvil cien por ciento eléctrico, no usa gasolina. ¡Qué novedad, ¿verdad?! Yo creo que Kerry nunca había visto nada igual, jamás.
Espeeeerate tantito, carnal ¿No que el Emperador Andrés estaba “trabajando” para la construcción de cuatro refinarías petroleras en Tabasco? ¿Y tú, pinche Marcelo, haciéndole la barba a Kerry mostrándole automóviles 100% mexicanos, 100% ahorradores de combustible, 100% eléctricos, mientras “ya mérito” (o sea, nunca) acaban las refinerías para extraer petróleo y así generar combustible? ¿No te acuerdas que una de las promesas de campaña del Ganso Cagón fue bajar el precio de la gasolina a $10 el litro desde la primer día de su gestión? ¿Acaso quieres ser parte de la lista de los culpables porque estamos como estamos? ¡Pinche Marcelo, de veras, ya ni la muelas, carnalito!
O será que…
Yo creo que al ser que don Gansito nya ve que pierde poder, que el tiempo pasa, que nada logra ni logrará, que los que eran sus mismos allegados ya se cambiaron de bando, que no ha cumplido ni logrado nada, pues a alguien debe culpar (como lo han hecho siempre todos los gobiernos anticapitalistas. No digo de izquierdas ni socialistas porque hubo excepciones y las sigue habiendo. Biden es de izquierda y es capitalista. Putin es socialistas al mismo tiempo que es de derecha y capitalista).
Al ver que se le acaba el teatro, culpar es su mejor recurso. Tanto que ahora dice que el 65% de los pobres lo prefieren a el (es decir que le conviene generar pobreza, pues).
Bueno, me voy cantando:
“… seré un buen perdedor, el mundo no cambiará, alguien un día ocupe mi lugar…”
Adiós.
By Rob Dagán.
Etiquetas