Sonora

Carlos Loret de Mola: El empresario detenido y sus vínculos con la 4T | El Informador

Un sospechoso hombre de negocios -que supo meterse hasta Palacio Nacional y que recientemente se alineó con las aspiraciones presidenciales del canciller Ebrard- fue detenido en el aeropuerto de la Ciudad de México.

El hombre de negocios se llama Alejandro Del Valle. Hace cosa de quince años empezó a cobrar notoriedad en círculos políticos cuando operaba un call center para el entonces candidato priista a gobernador mexiquense, Arturo Montiel: desde esa central telefónica le hacía encuestas, promovía sus programas y trataba de armar estructuras de campaña. Según me explican fuentes muy bien informadas, el método se fue sofisticando con nuevas herramientas tecnológicas: cruzan los nombres del padrón electoral, los padrones de los partidos políticos y los padrones de beneficiarios de los programas sociales, con listas de números telefónicos, para detectar votantes proclives y organizarlos. Lo que antes se hacía recorriendo casa por casa, pero por teléfono e internet.

Del Valle supo meterse a la 4T. Su puerta de entrada fue el senador morenista Gabriel García, operador financiero de López Obrador por años y quien durante la primera mitad del sexenio despachó en Palacio Nacional manejando los programas sociales del presidente y comandando al ejército de 20 mil “servidores de la nación” que se dedican a convertir esos programas en votos para Morena. Del Valle era una cara muy conocida en los pasillos de Palacio.

Con ese respaldo llegó a la cancillería. Y llegó por la vía del dinero. Las mismas fuentes me informan que Contact Line -la empresa de Del Valle heredera de aquel call center que estrenó Montiel- obtuvo en 2020 un contrato para dar servicio de líneas consulares, atención a paisanos e implementación de los programas para mexicanos en el exterior.

La relación entre García y Ebrard era tan buena que moldearon con Del Valle la idea de bancarizar a los mexicanos en Estados Unidos, a través del Banco del Bienestar, que manejaba García. Del Valle iba a ser el beneficiario del proyecto de captación de remesas pues los depósitos pasarían por su empresa “remesadora” antes de llegar al Banco del Bienestar, y en esa escala podría obtener ganancias por el float financiero y el tipo de cambio.

El Banco del Bienestar fue un fracaso. La bancarización de los paisanos también. García dejó el puesto en medio de severos cuestionamientos. Del Valle se volvió socio de Interjet y Radiópolis, terminó en la cárcel por fraude en esa operación, logró salir, se recolocó en la 4T y fue de nuevo detenido hace cuatro días, ahora acusado de abuso sexual y violencia intrafamiliar.

El call center sigue siendo su herramienta política. Según mandos de Morena, en la contienda del año pasado hizo encuestas para Evelyn Salgado en Guerrero, Alfonso Durazo en Sonora, Víctor Castro en Baja California Sur, Miguel Ángel Navarro en Nayarit, Rubén Rocha en Sinaloa, Alfredo Ramírez Bedolla en Michoacán y Layda Sansores en Campeche. Recientemente, le trabaja a Ebrard hasta encuestas distritales para medir su posición en la carrera presidencial.

This content was originally published here.