Tecnología e innovación

Después de sobrevivir a las guerras, la peste, las religiones uso de la tecnología para vencer a la pandemia – Reuters

NUEVA YORK (Reuters) – Lanzar una pandemia global en las religiones del mundo, y de obtener confesiones a través de Skype, virtual seders y recitaciones del Corán en Facebook.

ARCHIVO de FOTOS de UNA persona que se ajusta a una cámara para transmitir mediodía oraciones durante el mes de Ramadán en el interior del Centro Islámico del Condado de Passaic tras el estallido de la coronavirus de la enfermedad (COVID-19) en Patterson, New Jersey, estados UNIDOS, 8 de Mayo de 2020. REUTERS/Mike Segar/Archivo de Imagen

Las tres principales religiones han sobrevivido hambrunas, plagas, pestes y guerras. Ahora, en el siglo 21 apagado, Nueva York de la zona Judía, Islámica y Cristiana de los clérigos están recurriendo a la tecnología para ayudar a sus seguidores a través de los coronavirus.

los Fieles han tomado de las conexiones en línea como los peligros de los virus y la incertidumbre de auto-aislamiento de profundizar en su espiritualidad y fortalecer su fe, de los clérigos, dijo.

«creo que desde un punto de vista espiritual, es muy alentador», dijo el Jeque Osamah Salhia, el Imán en el Centro Islámico de Condado de Passaic en Clifton, Nueva Jersey.

El gobierno ordenó paradas han sido «una oportunidad para nosotros para reconocer nuestras verdaderas prioridades en la vida y ganar un sentido de claridad en lo que realmente importa: la familia, la comunidad, el masyid (mezquita) y su papel», dijo en una entrevista.

Mientras que las prohibiciones de reuniones de masas han quitado el aspecto común de las oraciones, especialmente durante el mes de ayuno Musulmán de Ramadán, el Centro Islámico se conecta en línea con los feligreses para las clases y las lecturas del Corán, Salhia dijo.

Livestream oraciones, sin embargo, no se anima, dijo, añadiendo las familias deben orar juntos en casa.

VIRTUAL BESOS Y ABRAZOS

Este año, muchos de los Judíos, incluyendo a Esther Greenberg, de Nueva York, Long Island, reunieron a sus familias para la Pascua en el Zoom.

«por Desgracia, tenemos todos no pueden estar juntos tomados de cada uno de los otros a su alrededor, dando abrazos y besos, pero lo estamos haciendo prácticamente porque esto es lo que nuestra familia,» Greenberg, de 73 años, dijo en su 8 de abril de seder.

En la Sinagoga de Park East de Manhattan, muchos de los del santuario, la mayoría de edad a los fieles han de conectar a través de internet por primera vez, el Cantor Benny Rogosnitzky dijo.

«la Tecnología ha sido increíble», dijo Rogosnitzky. «Realmente es un salvavidas.

Congregantes uso de plataformas en línea para vincular no sólo a los servicios de la mañana, pero a una comunidad de apoyo que ha crecido más espiritual durante la crisis, Rogosnitzky dijo.

Después de que el bloqueo de seguridad, dijo que se prevé más pequeño, más corto reuniones, con barreras en el santuario y la temperatura de notas de felicitación a los adoradores.

«va a ser más, mantenerse separado,» él dijo.

Contrariamente a algunas de las encuestas que muestran descensos en virtual religiosas presentes desde el brote del virus, la Iglesia Catedral de San Juan el Divino en Manhattan ha visto un incremento en la línea de los adoradores de sus servicios Episcopales, dijo el reverendo Patrick Malloy.

«Una de las grandes cosas que está sucediendo en domingos tenemos gente de todo el mundo, y miles de ellos el intercambio de adoración con nosotros todos los domingos», dijo Malloy.

«Por primera vez, oí una confesión por parte de Skype,» él agregó. «Usted sabe, usted tiene que hacer lo que tiene que hacer.»

Como los otros clérigos, Malloy dice que ha visto más espiritualidad en el rebaño durante la pandemia.

«Cuando estás encerrado en su casa, y especialmente cuando estás encerrado en un pequeño apartamento de Nueva York por sí mismo, día, tras día, tras día, llegas a pensar acerca de las grandes preguntas», dijo.

Cuando la crisis termina, Malloy dijo que espera ver a la iglesia al menos tan completo como lo era antes porque «la gente realmente se pierda el uno al otro.»

Escrito por Pedro Szekely; edición al proyecto de Ley de Tarrant y Sonya Hepinstall

This content was originally published here.