Turismo

El arte gallego deja de viajar por el país para pasar a subastarse desde San Andrés

Lejos de los hombres trajeados con sombreros texanos diciendo números sin parar, y sin que apenas se les entienda, las subastas de arte tienen cierto público en España, pero en nuestra comunidad no había una sala de pujas como tal, a pesar de todas las obras de arte gallego que acostumbran a formar parte de estos procesos.

Por ello, la galería Artbys ha decidido comenzar un nuevo proyecto, “Entre2”, para conectar a particulares que quieren vender sus obras con los coleccionistas de la zona, a través de un proceso de subastas. Al no existir este tipo de salas en Galicia, el director de la galería Artbys, Camilo Chas, explica que se lanzaron a dar ellos este paso “porque todos los meses se están subastando una media de veinte obras de arte gallego en salas de Madrid y Barcelona, obras que salen de Galicia, para ir a esas ciudades y que después, en un 80%, retornan aquí”.

Este punto que destaca Chas resalta el carácter “proteccionista” de los gallegos con su arte, “nos gusta tener obras de nuestros propios artistas”. Con “Entre2”, por tanto, tratan de aportar la cercanía, no solo en el apartado artístico, sino en el aspecto de la conexión entre poseedor y comprador de las piezas.

El plazo de venta lo marcará el propio vendedor, mientras que el precio lo marcará “el mercado”, es decir, el comprador y lo que esté dispuesto a gastar en una obra de arte

Explica Chas que, entre las ventajas de este nuevo proceso, está la ventana de fechas, ya que es el vendedor quien la propone, no la disponibilidad de las salas que las subastarán. Esto también pasa con la horquilla de precios, que estará marcado por el propio mercado, “por lo que el precio lo pone realmente quien paga”. “El sistema de puja tiene como beneficio que, al fin y al cabo, es justo, porque el valor que se obtiene es el valor que alguien está dispuesto a pagar”, comenta el director.

Las obras que se subastan se exponen en la propia galería, tanto presencial como online, por lo que “cualquiera puede venir y verla por sí mismo, sin necesidad de arriesgarse a verlo solo en una fotografía”, indica. Además, aportan también toda la labor de galería, ya que las obras se entregan con los certificados y revisiones pertinentes, incluso se ofrecen los servicios de restauración.

“Es muy importante no restringirse solo al público de una sala de subastas determinada”, señala Chas en alusión a los catálogos de las pujas en Madrid y Barcelona, que estarán disponibles exclusivamente para sus públicos objetivos. Es por esto que el director de Artbys apunta a otro beneficio, y es que las obras no solo se exponen en la propia galería, sino que se envían a “todos los seguidores y clientes, a través de nuestras redes, web e incluso listas de mailing”, dice Chas.

Recibimiento de la propuesta

Tal y como explica el propio Chas, en el poco tiempo que lleva esta iniciativa en marcha, poco más de una semana, está funcionando “de maravilla”. Señala que “ya se han vendido ocho obras, teniendo en cuenta que estamos en febrero”. Además, poniéndolo en contexto, añade que la galería suele vender al mes entre 24 y 25 obras de arte.

Con esta propuesta, de la que se llevan el 15% de cada venta, no solo tratan de que las obras no tengan que hacer kilómetros de más, sino que también buscan poner en contacto a vendedores y coleccionistas locales.

This content was originally published here.