Ciudades del futuro Tecnología e innovación

El Ejército del Aire cambia de nombre tras 83 años y pasa a llamarse Ejército del Aire y del Espacio

El Gobierno acaba de anunciar su decisión de cambiar, tras 83 años de historia, la nomenclatura del Ejército del Aire, que pasará a denominarse Ejército del Aire y del Espacio. 

Se trata de una decisión tomada por el Gobierno para “hacer más visibles” los esfuerzos que se están tomando para “adaptar todos los dispositivos y la defensa del país a una nueva realidad”, repleta de nuevos desafíos, en mayor medida en materia de ciberseguridad. 

La decisión la ha anunciado este lunes la portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez. “Tiene el trasfondo de una apuesta estratégica de este Gobierno. Hemos hecho una apuesta especial e importante por la industria aeroespacial”.

“Es un sector estratégico para España -continuaba la portavoz-, por lo que significa su producción, por el ecosistema que genera en torno a él, en base a la innovación y del mercado laboral”. 

Dos años

El cambio de esa nomenclatura ha suscitado en los dos últimos años un intenso debate en el seno del Ministerio de Defensa sobre la conveniencia o no de su modificación.

En 2019, la ministra de Defensa Margarita Robles expresaba con claridad a las preguntas de la prensa que “el futuro pasa por la unión del Ejército del Aire y del espacio”, puesto que “no se puede contemplar el siglo XXI sin obviar el espacio”.

Con ello Robles reflexionaba sobre los desafíos que, para la seguridad, plantea el espacio y ante los que no se pueden adoptar posicionamientos exclusivamente nacionales, porque de esta esfera “depende nuestra seguridad y nuestra vida”.

#EnDirecto | El Gobierno cambia el nombre del Ejército del Aire a Ejército del Aire y del Espacio parta hacer “visible el esfuerzo” de “adaptar la defensa” del país a una “nueva realidad con nuevos desafíos” pic.twitter.com/Zrroecbdyk

— Europa Press (@europapress)

Por ello, reconoció que en el seno del Ejército del Aire existe un debate acerca de su denominación con el objetivo de cambiar su nomenclatura y pasarse a llamar Ejército del Aire y del Espacio, una posibilidad que no desdeñó, debido a que “el espacio forma parte de nuestra seguridad y de nuestra vida”.

Esa es una denominación con la que ya cuenta, por ejemplo, la fuerza aérea de Francia, uno de nuestros países vecinos.

También el Jefe del Estado Mayor del Aire (JEMA), el general Javier Salto, ha puesto en ocasiones de manifiesto la importancia que ha adquirido el espacio en las últimas décadas, siendo este un nuevo escenario en el cual las amenazas y los desafíos están siendo abordados por las grandes potencias mundiales.

También él era partidario de efectuar este cambio de un nombre que había permanecido invariable en sus 83 años de historia, desde su creación en 1939.

En los últimos tiempos, las funciones del Ejército del Aire se han extendido más allá de la seguridad aérea. Sobre su personal han recaído el análisis y la neutralización de amenazas distantes.

Basta con mirar los últimos informes del Departamento de Seguridad Nacional (DSN), en los que ya hablan de la “seguridad aeroespacial” y no de la “seguridad espacial”, como en ediciones anteriores.

El Ejército del Aire cuenta con aproximadamente 23.000 efectivos. La tecnología ha sido clave en el devenir del cuerpo militar en las últimas décadas, si bien los últimos años ha supuesto un reto para la estructura castrense.

This content was originally published here.