INSCRÍBETE
AMLOMETRO Política y gobierno

El manotazo de EU

BENCHMARK / Jorge A. Meléndez Ruiz

en REFORMA

19 Oct. 2021

4 min

 

Muchos esperan que Joe Biden llame a Andrés Manuel para decirle: ¡ya párale a tu relajo!

O algo parecido. Es decir, que el gobierno de Estados Unidos (EU) no se quede viendo cómo la 4T destruye inversiones estadounidenses por decenas de miles de millones de dólares.

Temo desilusionarlos. Todos los que esperan una amenaza súbita, tipo la de Trump del 2019, de imponer aranceles, se van a quedar así, esperando.

Sí habrá un manotazo, pero será distinto.

“Respecto a México, hoy EU tiene sólo dos prioridades: migración y narcotráfico, en particular el fentanilo. En el resto de los asuntos, México está en el lugar #728 de la agenda”, me explica Jorge Guajardo.

El asesor de empresas y exembajador de México en China asegura que nuestro vecino tiene demasiadas cosas en su plato para voltearnos a ver: su relación con China, Afganistán, Europa, asuntos internos, etc.

“Seguirán escribiendo cartas senadores y congresistas, pues con eso quedan bien con sus votantes. Pero son las cartas más baratas que existen. No tienen mayor peso”, explica.

El golpazo vendrá por las demandas que se entablen en el marco de los tratados comerciales que México ha firmado.

Diversas cláusulas en estos acuerdos protegen a la inversión extranjera que se realice en nuestro País.

Por ejemplo, el anexo B del capítulo 14 del T-MEC define una expropiación indirecta. O sea, disfrazada. Y esto es precisamente lo que estaría haciendo AMLO con su reforma eléctrica. Hombre, el CCE advierte que desde la reforma del 2013 se invirtieron 44,000 millones de dólares en generadoras de luz (muchas estadounidenses).

El T-MEC define una expropiación indirecta como un acto de gobierno que tiene un fuerte costo económico, impacta verdadera y razonablemente la expectativa de inversión y afecta en contexto, intención y forma a la inversión.

¡Ufff, 3 de 3 respecto al Frankenstein eléctrico de AMLO! Cualquier inversionista podría armar un caso legal muy bien fundamentado.

Estas demandas se podrían presentar en dos vertientes.

Primera, el gobierno de EU podría demandar al gobierno mexicano por una violación al T-MEC, un mecanismo establecido en el capítulo 31 del tratado y que tiene la ventaja de ser más rápido (1.5 años más o menos) y que podría imponer aranceles compensatorios a México.

“Nadie habla de esto, pero no hay que descartarlo. El gobierno de Biden recibirá una presión enorme de las compañías afectadas”, me platicó un especialista con amplia experiencia en el tema.

La segunda vía serían denuncias de las empresas afectadas, un tormentón que se le vendría encima al gobierno mexicano.

“El número máximo de demandas que ha enfrentado México al mismo tiempo no ha sido mayor a 5. Y aquí serían decenas”, explica el experto.

Pues sí. Bajita la mano, una generadora eléctrica implica una inversión mayor a 100 millones de dólares. Estos casos se van a pelear.

¿Cómo es el proceso de estas demandas?

1. El afectado manda una “notificación de arbitraje” al gobierno mexicano (Secretaría de Economía).

2. Se da un “cooling off period” de 6 meses, para ver si se llega a un acuerdo. Si no hay acuerdo, se notifica el inicio del arbitraje.

3. Se instala el tribunal de resolución, un panel de 3 árbitros. Uno lo nombra el inversionista, otro México y el tercero (el/la que preside) lo nombran las partes en acuerdo y, o bien, lo nombra el organismo administrador. Generalmente el CIADI, del Banco Mundial. Por cierto, todos estos árbitros son expertos.

4. Se lleva a cabo el juicio, de forma escrita y oral.

5. El tribunal emite un fallo vinculatorio.

Los procesos llevarán varios años, digamos 3 en promedio.

Este tipo de demandas ya se han presentado en temas eléctricos, por ejemplo en España, que en el 2013 cambió reglas a generadoras renovables. Se entablaron 48 demandas. Algunas se ganaron, otras se perdieron. Ya se han pagado algunas y la cuenta potencial para el gobierno español hasta la fecha es de 10,000 millones de euros.

Aquí en México la factura podría ser mucho mayor.

Ese terminará siendo a fin de cuentas el manotazo de EU si se aprueba esta estúpida reforma.

Y nos podría salir muy, pero muy caro.

Posdata. Advierten 4 expresidentes, que el PRI se extinguiría si apoya la reforma eléctrica de AMLO. Es cierto. Pero OJO, a algunos tricolores no les importaría incorporarse al PRI+, o sea, a Morena.

 
 
EN POCAS PALABRAS…

 
“No hay canales de diálogo en el gobierno, México está borrado como destino de inversión”.

Jorge Guajardo, asesor de empresas.

 
 
benchmark@reforma.com
 
Twitter: @jorgemelendez

PODCAST:

El manotazo de EU