Nuevo León

‘Estamos viviendo una pesadilla’, narra familia de joven con meningitis y pide apoyo de los laguneros

Hace casi dos meses la vida le cambió de golpe a Dina Simei de 31 años. Su parto por cesárea fue programado el primero de octubre en el Hospital Del Parque, en Durango capital.

Ella y su esposo Julio César, eligieron una clínica particular para tener mayor comodidad y atención especializada, sobre todo porque se trataba de un acontecimiento que los llenaría de alegría y felicidad: el nacimiento de su segundo hijo.

Alrededor de las 8:20 horas Dina dio a luz a un varón. Julio César estuvo presente en el parto y no observó ninguna anomalía. Aunque dice que 15 días antes, cuando Dina acudió a su control prenatal, por accidente se pinchó con un punzocat usado que estaba en la cama del hospital.

La mujer fue dada de alta el 3 de octubre y pudo amamantar a su bebé, pero al tercer día de estar en casa comenzó con un dolor de cabeza intenso que no cedía, náuseas, vómito, debilidad en las piernas y dolor de espalda.

“Empezamos a ir con médicos particulares, le daban medicamento pero no se le controlaba, mi esposa día y noche tenía el dolor, no podía dormir e incluso al momento de estar amamantando al bebé estaba llorando. Nos pidieron estudios y radiografías pero ya no alcanzamos porque como era muy intenso el dolor nos fuimos a la Clínica 1 del IMSS, a Tococirugía, y ahí la internaron como tres días. El reporte que nos daban los médicos era de una cefalea en estudio, ahí le daban ketorolaco y la dieron de alta pero ella se fue con el mismo dolor… muy fuerte”.

‘DINA SE PUSO MUY GRAVE’

Un fin de semana, ya en casa, Julio recuerda que Dina se puso muy grave. “Casi se desmayó, empezó a vomitar y se quejaba de un dolor fuerte de cabeza, de la nuca, y a media noche tuve que agarrar a mi bebé y a mi otra hija de diez años y los subí al carro. Como pude subí también a mi esposa y llegamos otra vez a Tococirugía, nomás que ahí me comentaron que ya no era de Toco sino de Urgencias… ahí estuvo internada en Terapia Intensiva casi el mes, como del 9 de octubre al 5 de noviembre”.

Julio dice que la revisó una anestesióloga y que les recomendó una punción lumbar, además de que también la valoró un médico internista y que, incluso, le hizo un test de Discalculia.

“Le hizo varios estudios, varios test de matemáticas y rápido nos dijo que podía ser una meningitis pero que no se quería adelantar hasta no tener un estudio. El internista de urgencia la manda a Terapia Intensiva donde dura un mes y ahí le hacen la punción lumbar y nos dicen que era meningitis, ahí nos confirmaron el diagnóstico”. Julio no recuerda los nombres de los medicamentos que se le estuvieron administrando a Dina pero dice que había días buenos y malos.

“A veces estaba inconsciente y con dolor, la última punción lumbar la mandaron a la Cuidad de México para unos cultivos y para ver bien qué hongo era”.

Dijo que el 4 de noviembre pasaron a Dina a piso pues ya estaba comiendo y ya platicaba. Pero la madrugada del 5 sufrió una convulsión y la mujer regresó a Terapia Intensiva.

“Le hicieron una tomografía y nos dicen que sufrió un pequeño derrame y que había sido por lo mismo de la meningitis porque el cerebro estaba muy inflamado. Por la tarde a mí me hablan y que la iban a mandar a la Clínica 71 del IMSS en Torreón, nosotros aceptamos que la trasladaran”.

Dina fue traslada a Torreón a bordo de una ambulancia y duró 15 días en Terapia Intensiva. “Le han hecho estudios para saber cómo va la infección, antier empezó con nuevo tratamiento para lo de la meningitis. Inclusive estaba programada para una neurocirugía pero por el nuevo tratamiento optaron por detenerla y en unos días más le van a hacer una nueva punción lumbar y luego ya vemos lo de la neurocirugía que nos dicen que es de alto riesgo”.

En redes sociales la familia hizo un llamado a los laguneros para donar sangre (0+) a la mujer, pues es un requisito para la Neurocirugía. Se necesitan tres unidades y las personas interesadas pueden comunicarse con Julio Güereca al teléfono 6182983270. La paciente es Dina Simei Román Díaz, internada en la cama 407.

Ayer, Dina Simei ya estaba en piso y Julio no se ha despegado de ella. La mujer no solo ha tenido que enfrentar su enfermedad, sino también el agotamiento emocional. Estar lejos de sus hijos le provoca llanto y angustia y en este tiempo ha bajado casi 15 kilos.

“En los días malos no puede ni hablar, tiene los ojos cerrados… casi dormida como si estuviera sedada. Además el ojo izquierdo no lo puede abrir porque le molesta mucho la luz, a veces lo abre y ve doble a la persona. En los días buenos come y puede platicar pero no ver a los niños le baja el ánimo”.

‘ES UNA PESADILLA’

Con lágrimas en los ojos, Julio dice que “nunca nos imaginamos que fuera a pasar esta tragedia, estamos viviendo una pesadilla”. Residen en la capital y sus hijos por ahora están al cuidado de su abuela y de sus cuñadas. Él pidió permiso en su trabajo para poder estar con Dina. De hecho recién compró unas cobijas para poder mitigar el frío.

Después de todo este tiempo, fue apenas esta semana que el Gobierno de Durango a través del Sistema DIF se comunicó con él para ofrecerles ayuda, con pañales y leche para el bebé. “Inclusive yo le comenté que si me podían apoyar con viáticos para poder ir a visitar a mis hijos. Yo me vine en la ambulancia y pues necesito ir a darle una vuelta a mis hijos… ya son 25 días sin verlos”.

Julio César dijo que desde que se percató del brote de meningitis aséptica en los hospitales privados acudió a interponer una denuncia ante la Fiscalía del Estado contra quien resulte responsable.

INVESTIGACIÓN LLEVARÁ TIEMPO: LÓPEZ-GATELL

Hasta ayer se tenían contabilizados 66 casos confirmados y 12 fallecimientos, entre ellos un varón. Se han presentado 40 denuncias ante la Fiscalía General del Estado de Durango por parte de familiares de personas diagnosticadas con meningitis aséptica y con antecedente de procedimientos ginecoobstétricos con anestesia por bloqueo en hospitales privados.

Recientemente, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud a nivel federal , Hugo López-Gatell, dijo que la investigación para determinar las causas de la meningitis llevará tiempo.

Aclaró que esta enfermedad no se contagió de persona a persona y que se trata de una infección directa en el sistema nervioso central a través de procedimientos anestésicos.

Indicó que la investigación está enfocada en determinar en qué punto del proceso ocurrió la contaminación; “sería especulativo atribuir los casos a los frascos fabricados, almacenados o al uso mismo del anestésico en los pacientes”, precisó.

Informó que se lleva a cabo el seguimiento de las personas que desde mayo recibieron el procedimiento anestésico en alguno de los cuatro hospitales involucrados para monitorear su estado de salud. “La mayoría no presenta algún síntoma, pero vamos a darles vigilancia médica y por laboratorio”.

Además, dijo que México que ha realizado consultas con expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y de la Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos. También informó que había 12 personas graves de las cuales nueve estaban en el Hospital General 450 y tres más en unidades del IMSS en la entidad.

La mayoría son mujeres con procedimientos quirúrgicos obstétricos y un varón con antecedente de intervención ortopédica. Todos los casos en protocolo recibieron bloqueo neuroaxial. En Durango la Secretaría de Salud informó que el hongo había sido identificado como “Fusarium solani”.

*La Cofepris, como medida de mitigación del riesgo, solicitó al Sistema Federal Sanitario inmovilizar de manera preventiva, en tanto se concluya la investigación, los medicamentos denominados bupivacaína/glucosa (buvacaína pesada) 5 mg/ 1 ml con números de lote b22m142, b22a263 y b22e872, bupivacaína (buvacaína) 50 mg/ 10 ml lotes b20j500.

*También la morfina (graten) 2.5 mg/2.5 ml con número de lote b19e125 y morfina (graten) 10 mg/10 ml con números de lote b19n451 y b21v116.

1623163
(FERNANDO COMPEÁN)

This content was originally published here.