Política y gobierno

Europa sustituye a Venezuela como gran financista de la dictadura cubana

El colapso económico de Venezuela, como consecuencia de la estatización de las industrias, le impide al gigante petrolero seguir abasteciendo a Cuba. Isla que ha dependido de otros desde que adoptó el comunismo. Con las sanciones de EE. UU. contra Venezuela se dificultó aún más proveer recursos a Cuba, entonces llegó la Unión Europea al rescate.

«La Unión Europea es el primer socio comercial y el primer inversor en Cuba. Hemos triplicado nuestra cooperación en los últimos dos años, hemos pasado de 50 millones de euros a 140 millones [de euros] actualmente», afirmó Federica Mogherini, Alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Es decir, en el mismo periodo que Cuba perdió el financiamiento de Venezuela, la Unión Europea suplió el rol. De modo que le dio un respiro financiero a una dictadura para prolongar a otra.

El acuerdo comercial entre Venezuela y Cuba bajó 74 %

De acuerdo con The Havana Consulting Group, el intercambio comercial entre Cuba y Venezuela bajó 74 %, de 8 500 millones de dólares en el 2012 a 2 000 millones en marzo del 2019.

Según explica el director de la consultora, el subsidio venezolano durante una veintena de años «ha ayudado a sobrevivir la maltrecha economía cubana», principalmente a través del petróleo.

Las sanciones impuestas por EE. UU. para desfinanciar al ejército fiel a Nicolás Maduro, agravan la situación de la isla que dependía de su anfitrión. En términos biológicos, «anfitrión» se refiere a la parte de una relación simbiótica que alimenta a un parásito.

Unión Europea continuará dando apoyo a Cuba pese a las presiones de Estados Unidos@FedericaMog destacó que desde 2008 la #UE ha comprometido 200 millones de euros para apoyar el desarrollo de #Cuba. @BrunoRguezP reconoció los avances gracias a la cooperación europea.

— DW Español (@dw_espanol) September 9, 2019

Además, señala que el «fracaso de las reformas económicas emprendidas por Raúl Castro» logró una «disminución de las exportaciones de níquel y azúcar».

El declive de la producción es evidente en cifras. A inicios de los años 90, el azúcar todavía representaba casi el 75 % de las exportaciones cubanas, mientras que en 2015 fue del 13 %. Y para el 2018 fue necesario importar. Pese a que el Caribe tiene el clima ideal para el cultivo de caña, Cuba le empezó a comprar azúcar derivada de la remolacha a Francia.

Al inicio de la revolución comunista, Fidel Castro advertía que Cuba, que alguna vez fue conocida como la reina del azúcar, sería potencia exportadora. Pero, ante sus políticas fracasadas, en el 2000 él mismo ordenó cerrar el 60 % de las fábricas. Su hermano Raúl, tampoco pudo revertir este fenómeno. Al contrario, Cuba perdió la capacidad de autoabastecerse hasta de materia prima.

Por eso es tan crucial la «ayuda» de la Unión Europea, pues invierte en la infraestructura necesaria para mantener a flote la industria del turismo, a la cual los cubanos no tienen acceso. Desde la financiación de muelles y puertos, hasta caminos para facilitar el acceso de los turistas extranjeros, ya que para el cubano promedio es imposible acceder a los hoteles que cotizan en una moneda distinta a la que usan ellos.

«Estamos en el mejor momento de la relación entre Cuba y la Unión Europea de los últimos 25 años. Antes estuvo estancada durante 20 años, de 1996 al 2016, por la Posición Común de la UE, y desde 2016 nos hemos encontrado con mucho respeto», dijo Alberto Navarro, embajador de la UE en La Habana.

Simultáneo al peor declive en la economía venezolana, se potenció la inversión europea

La naturaleza parasitaria de la dictadura cubana data desde su origen, bajo el manto de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Pero con la caída del Muro de Berlín la isla perdió a su anfitrión. Entonces Fidel Castro reorganizó a los movimientos socialistas de la época en el Foro de Sao Paulo, donde a Venezuela se le asignó el rol de abastecedor.

Lo cumplió hasta que perdió la capacidad de abastecerse a sí misma. Pues Venezuela, a pesar de tener las reservas petroleras más grandes del mundo, empezó a importar hidrocarburos de EE. UU. Ya que impera el socialismo del siglo XXI en el país, las industrias están a cargo del Estado. Por tanto, no reciben inversión extranjera y al estar los bienes de producción bajo manejo estatal, no existen iniciativas privadas capaces de hacer funcionar la industria petrolera.

La verdad y la justicia se imponen. La Unión Europea rechaza la #LeyHelmsBurton y el bloqueo asesino de los #EEUU contra #Cuba. Portegerá sus intereses. En el mundo queda mucha gente de bien que no piensa en conseguir objetivos macabros a costa del asesinato masivo de un pueblo. pic.twitter.com/jetgShLEEJ

— Alex Guerrero (@AlexGue_Cuba) September 9, 2019

Ahora es la Unión Europea quien se consagra como el primer inversor, donde España se destaca no solo con fondos públicos, sino también privados en forma de deuda continuamente condonada.

Incluso el presidente de España, Pedro Sánchez, del Partido Socialista Obrero Español, fue el primer mandatario español que después de tres décadas viajó a la isla para asegurar que las empresas privadas españolas permitan a Cuba postergar el pago de una deuda de 300 millones de euros.

En palabras de la periodista cubana Yoani Sánchez: «Cada acuerdo comercial que firme durante su visita, cada crédito que conceda y cada deuda que condone al Gobierno cubano, contrastará con la segregación económica y empresarial a la que están sometidos los ciudadanos de este país«.

Pues el dinero invertido no beneficia a los cubanos que ganan 16 dólares como sueldo mínimo, ni a los empleados públicos que ganan 42 dólares en promedio. Beneficia al régimen, en particular a los «comandantes históricos», guerrilleros devenidos en militares ahora a cargo del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR), que controla la industria de turismo y toda venta mayorista y minorista.

Así que en lugar de ayudar a los ciudadanos cubanos, lo que hace la inversión europea es financiar al aparato represor que perpetúa el monopolio político y económico en la isla que le otorga privilegios a sus socios.

Hasta ahora, al menos 2 millones de cubanos han escapado de la isla buscando mayor prosperidad y libertad de expresión, y la Unión Europea, en lugar de respetar sus derechos, se aprovecha de cómo y cuánto el régimen expropia los bienes de quien se va.

Y por si fuese poco, los euros que la Unión Europea gasta en Cuba van en beneficio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias que reprimen a los opositores. Tanto que más de medio centenar sigue sin volver a sus casas, tras haber sido detenidos y desaparecidos cuando el régimen limpió las calles de disidentes ante la visita de la delegación europea.

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

This content was originally published here.