Ciudadanos Destacados Propuestas Tecnología e innovación

Inteligencia artificial para mejores servicios financieros

Enrique de la Madrid

Una asignatura que no debemos descuidar es la de incrementar la actividad y penetración financiera en México, con el fin de que los emprendedores y las personas consigan créditos más baratos, sea más fácil y atractivo invertir, y podamos hacer un uso más inteligente de nuestro dinero.
El progreso tecnológico nos ofrece herramientas que nos ayudan a alcanzar estos objetivos, siempre y cuando estemos dispuestos a utilizarlas adecuadamente. No obstante, en México a veces parece que somos demasiado resistentes al cambio.
Algunas innovaciones tecnológicas que protegen nuestro patrimonio, cómo el uso de tarjetas virtuales para comprar en internet o la activación de alertas que llegan al celular cada vez que se hace un cargo a nuestra tarjeta, han tardado mucho tiempo para hacerse populares en México. Si queremos aprovechar mejor las nuevas tecnologías, debemos darnos el tiempo de conocerlas para discernir cuáles nos sirven y cuáles no.
Por ejemplo, Netflix y Amazon registran todo lo que hacemos en su plataforma para alimentar de información a su inteligencia artificial. Esta información es útil para predecir qué película o artículo nos gustaría adquirir, porque entienden qué características nos agradan y cuáles no; qué le ha gustado a personas que se comportan de forma similar a nosotros, a partir de la identificación de nuestros patrones de consumo.
Mientras más datos tenga cierta inteligencia artificial, le será más fácil saber si alguien desarrollará cáncer, con qué método educativo aprenderá mejor y cuánto dinero es seguro prestarle. Al principio, sus pronósticos pueden ser muy limitados, pero con el tiempo se irán perfeccionando y terminarán vaticinando muy acertadamente nuestro comportamiento o condición.
Con base en predicciones de inteligencia artificial, las instituciones financieras mejorarán la capacidad de ofrecer servicios más adecuados a las necesidades de cada cliente; lo que realmente quiere y necesita.
Actualmente, las entidades financieras ofrecen créditos con una tasa de interés elevada por el riesgo generalizado de que no se les pague. No obstante, mientras mejor conozcan a sus clientes podrán determinar cuándo prestar a una tasa cada vez menor, si estiman un riesgo de morosidad bajo por contar con información particular de cada usuario.
Las instituciones financieras pueden conocer mucho de nosotros por la forma en que gastamos, así como dónde y cuándo lo hacemos, por lo que podrían asesorarnos en el tipo de seguros médicos o planes de retiro más acordes a nuestro estilo de vida. También puede ofrecer sus servicios de forma cada vez más agradable, en un lenguaje, tono y momento que mejoren la experiencia del usuario.
Ya no se trata de enseñar al cliente a usar los servicios del banco, sino de que la inteligencia artificial aprenda cómo se comporta el cliente y cómo mejorar su experiencia.
También se puede aprovechar el avance tecnológico para decirle a la gente cómo está gastando su dinero, al tiempo en que los clientes puedan revisar cuánto gastaron el mes pasado en transporte, alimentación, entretenimiento e inversiones, para así informarlos cuando se alejan de sus metas financieras y ayudarlos a que hagan un uso más inteligente de su dinero.
Otra ventaja del progreso tecnológico es la de resolver los trámites bancarios desde nuestro celular, para que cada vez sea menos necesario acudir a una sucursal a hacer largas filas y en horarios limitados. Además de hacer la vida más sencilla para los clientes, también reduce los costos de operación del sistema financiero.
Gracias a las cámaras frontales en los celulares, hay proyectos innovadores que registran las gesticulaciones de los usuarios mientras usan las aplicaciones bancarias en sus celulares. Se pueden distinguir gestos de disgusto cuando no entendemos o no nos funciona algo. La intención es tener indicadores y soluciones para mejorar la experiencia de cada usuario.
Las ideas más creativas suelen provenir de las FinTech, startups financieras que tienen mayor capacidad de innovación que los bancos, ya que pueden especializarse en nichos de mercado pequeños. Éstas han surgido como respuesta a necesidades que no están satisfaciendo las instituciones financieras tradicionales y porque a las grandes empresas les es más difícil cambiar, encontrando resistencias dentro de su numeroso personal y de sus procedimientos estandarizados. En resumidas cuentas tienen más que perder, por lo que se vuelven más adversas a los riesgos y a los cambios.

Los mexicanos debemos propiciar el florecimiento de las FinTech y su colaboración con la banca tradicional para potencializar innovaciones más exitosas.
México está obligado a fomentar su crecimiento económico con una mejor distribución de la riqueza, para así lograr que más mexicanos salgan de la pobreza y que el país, en general, alcance mayores niveles de desarrollo y de bienestar.
La banca digital y los servicios financieros juegan un papel importante en el crecimiento inclusivo, pues mientras más inteligentes y accesibles sean, la gente ahorrará e invertirá más, además de que consumirá de forma más inteligente, lo que incrementará sus posibilidades de progreso.
Nuestro país debe subirse decididamente al tren de la innovación, pues los países que no lo hagan van a perder la oportunidad histórica de alcanzar el desarrollo y la prosperidad a lo largo de las siguientes décadas.

Enrique de la Madrid
Enrique de la Madrid Cordero es licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México, con una Maestría en Administración Pública de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la…