Durango

La laguna, tierra de peloteros, El Siglo de Torreón

En esa fecha el Unión Laguna, al mando del torreonense Guillermo “Memo” Garibay, ganó a los Charros de Jalisco el juego de apertura 5 carreras a 3. El triunfo fue para Tomás Arroyo y el descalabro para Alfonso “La Tuza” Ramírez. Y ese día se presentó algo tan singular como lo siguiente: 

El orden al bat del equipo de casa se conformó así: 1. Moi Camacho (ss), 2. Leo Rodríguez (3b), 3. Pepe “Zacatillo” Guerrero (2b), 4. Alfredo “Moscón” Jiménez (CF), 5. Memo Garibay (1b), 6. Laureano Camacho (c), 7. Carlos “Cartucho” Regalado (RF), 8. Hermenegildo “Kilo” Navarrete (LF) y 9. Tomás Arroyo y Andrés “Balazos” Martínez (p).

Con excepción de Tomás Arroyo y Laureano Camacho, al inicio del juego los otros siete jugadores eran nacidos en La Laguna. Sumaron ocho al entrar “Balazos” Martínez como pitcher relevista. Su lugar de nacimiento: 4 de Torreón, 2 de Tlahualilo, 1 de Gómez Palacio y 1 de Viesca. 

Por esos días, según me comentó alguna vez don Antonio Ramos Parga (qepd), varios aficionados se preguntaban por qué razón el manager Garibay no incorporó al juego, así hubiese sido por una o dos entradas, al segundo cátcher del equipo, el lagunero Rosendo “El Ranchero” Zavala, por ejemplo cuando cerró el juego “El Balazos” Martínez. De haber ocurrido así, toda la novena en el terreno de juego habría sido netamente lagunera. Y además de lujo, pues cuatro de los mencionados (Moi Camacho, Leo Rodríguez, Pepe “Zacatillo” y Memo Garibay) son ahora miembros del Salón de la Fama del Beisbol mexicano. ¿Cuándo volveremos a presenciar algo parecido?

Para efectos comparativos, cabe mencionar que en los últimos 15 años sólo 5 nativos de la región y 2 laguneros por adopción, han formado parte del ros

This content was originally published here.