Ciudades del futuro Tecnología e innovación

Lectio Divina Dominical I de Adviento Ciclo A

«Deben estar preparados»
Hno. Ricardo Grzona, frp
Para descargar gratuitamente los documentos y/o audio o mp3, click en «E-BOOK PDF» y/o «AUDIO MP3» o en Download

PRIMERA LECTURA: Isaías 2, 1-5
SALMO RESPONSORIAL: Salmo 122(121),1-2.4-5.6-7.8-9
SEGUNDA LECTURA: Romanos 13, 11-14
Invocación al Espíritu Santo:
Ven Espíritu Santo,
Ven a nuestra vida, a nuestros corazones, a nuestras conciencias.
Mueve nuestra inteligencia y nuestra voluntad para entender lo que el Padre quiere decirnos a través de su Hijo Jesús, el Cristo.
Que tu Palabra llegue a toda nuestra vida y se haga vida en nosotros.

Amén

TEXTO BÍBLICO: Mateo 24, 37-44

37 La venida del Hijo del Hombre será como lo que sucedió en el tiempo de Noé 38. Porque, antes del diluvio, la gente comía y bebía, y hombres y mujeres se casaban, hasta el día en que Noé entró en el arca; 39 pero no sabían lo que estaba pasando, hasta cuando llegó la inundación y se llevó a todos. De la misma manera será la venida del Hijo del Hombre”.
40 “Estarán, entonces, dos hombres en el campo: uno será llevado y el otro dejado. 41 Dos mujeres estarán en el molino: una será llevada y la otra dejada. 42 Vigilen, porque no saben qué día vendrá su Señor. 43 Recuerden esto: si el dueño de la casa supiera cuándo iba a llegar el ladrón, vigilaría y no dejaría que su casa fuera forzada. 44 Por esta razón, también ustedes deben estar preparados, porque el Hijo del Hombre llegará en un momento que no piensen”.
TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR
1.- LECTURA: ¿Qué dice el texto?
Estudio Bíblico.
Estamos comenzando un nuevo año y ciclo litúrgico, el “A”. En el tiempo del adviento, que significa advenimiento o preparación de la llegada. Nuestra pregunta, es ¿a quién esperamos? Esperamos a Jesús en su segunda venida. Por eso, este tiempo es ponernos en una “tensión dinámica” de esta espera.
Obvio, estamos preparándonos para el memorial del nacimiento de Jesús. Pero esto nos recuerda que Él volverá y por eso la Iglesia nos pone estos textos tan importantes para ir anhelando este encuentro con Jesús. Que mientras tanto, Él llega a nuestra vida, a nuestro corazón, entabla un diálogo con nosotros.
El momento del fin de los tiempos, cuando vuelva Jesús a reinar para siempre es desconocido. Pero se trata de dejar algo sin dar fechas, no para poner nerviosa a las personas, sino para insistir en la vigilancia y la atención que debemos prestar en todos los momentos de nuestra vida. Debemos estar atentos.
La venida del Señor, no se debe entender, como muchos pretenden hacer sus acertijos, como algo en el tiempo inminente. Lo que nos está asegurando el Señor es que Él mismo volverá al fin de los tiempos. Y por lo tanto, no debemos estar cómodos, instalados en un mundo donde creemos que aquí es donde se darán todos los beneficios. La famosa teología de la prosperidad, no concordaría con este texto. Porque en verdad la verdadera prosperidad, es tener el mayor tesoro en nuestra vida que no son cosas materiales que se pueden perder. El mayor bien supremo y absoluto, es dejarse abrazar por Jesús y ser su discípulo, estar en permanente contacto con Él. Lo que nos lleva a no atender al mundo ni a las cosas, sino más bien atender a Jesús y vivir de acuerdo a sus requerimientos. Nadie sabe esa fecha, por lo tanto es mejor estar atentos permanentemente.
Jesús comienza su narración recordando el libro del Génesis, cuando el Diluvio, el único preparado era Noé y su familia. A los demás ni les interesó. Esta imagen puesta por Jesús es para recordar que hay que estar atentos y prevenidos. No sabemos cuándo será ese día. Pero sabemos que ocurrirá.
Lo mejor es estar preparados para el día de la segunda venida del Señor.
Hagámonos unas preguntas para reconstruir el texto:

¿A quiénes se dirige el Señor?
¿Cómo será la llegada del Señor?
¿Con qué imagen bíblica compara el Señor su regreso?
¿Qué pasará con las personas ese día?
¿Cuál es la recomendación de Jesús?

2.- MEDITACIÓN: ¿Qué me o nos dice Dios en el texto?
Hagámonos unas pr[…]

This content was originally published here.