Querétaro

Los lastres de Morena

A cuatro meses de las elecciones más numerosas e importantes de la historia democrática de México, el partido en el gobierno, Morena, enfrenta un escenario con problemas que no puede resolver porque su máximo líder y dueño, el presidente Andrés Manuel López Obrador, está empeñado en que su línea y sus ideas se impongan, aunque tengan un alto costo electoral.

Uno de los mejores ejemplos, que se repiten en varios estados con las designaciones de sus candidatos a gobernadores y que puede ser peor cuando designen candidatos a diputados federales y locales, presidentes municipales, síndicos y regidores, es el del senador Félix Salgado Macedonio, quien aspira a gobernar Guerrero a pesar de acusaciones de violación y acoso sexual, de por lo menos tres mujeres, que pesan sobre él.

La defensa incondicional del precandidato por parte de López Obrador tiene un contrapeso enorme con un clamor nacional de la sociedad en su contra. Hay malestar en el gobierno y en Morena, donde se han dado señalamientos públicos, como el de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, o elocuentes silencios.

“La candidatura para gobernador de Guerrero de Félix Salgado Macedonio, un veterano político que creció con el presidente en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), va camino de convertirse en una grave crisis interna en el partido del gobierno.

“Salgado Macedonio es sospechoso de al menos dos violaciones y otros abusos sexuales y ha sido denunciado por tres mujeres en un país donde se registran 3.000 asesinatos machistas al año. Sin embargo, ha recibido un respaldo sin matices de López Obrador, que está cada vez más solo en esa defensa”, señala un reportaje sobre el tema publicado en el diario español El País.

El presidente volvió a usar su estrategia, que convierte los señalamientos que repercuten en su gobierno o en su partido en un pretexto para linchar mediáticamente a sus adversarios, la prensa y reafirmar su proyecto.

Sólo que ante este escándalo corre el riesgo de que esa táctica se vuelva un bumerán. López Obrador mantiene a Salgado Macedonio como su propuesta al gobierno de Guerrero y en sus últimas declaraciones sobre el caso calificó las críticas contra el precandidato de “campaña de linchamiento” e inauguró su ahora clásico “ya chole”.

“Cuando yo hago un señalamiento es porque tengo las pruebas, nunca una calumnia. Nada de la máxima de la mafia o del hampa del periodismo de que ‘la calumnia cuando no mancha, tizna’. No, no”. A ver, hay que preguntarle al pueblo de Guerrero, a las mujeres y a los hombres de Guerrero. Los que antes pensaban que el pueblo no existía se quedaron en el almanaque, no entendieron que ya hay un cambio y que el pueblo es ahora el actor principal de la vida pública de México, no es un convidado de piedra, ya no funciona, no sirve lo del llamado círculo rojo”, dijo y mostró su coraje ante las críticas.

Las violaciones denunciadas se cometieron en 1998 y a 2017. Hay otro caso que está en manos de la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena. La investigación permite a los dirigentes partidistas tomar abiertamente postura sobre el caso mientras se resuelve el expediente.

El presidente nacional del partido, Mario Delgado, se cubre con ese argumento para evadir las acusaciones. “Hay un procedimiento que se está llevando a cabo que nosotros vamos a acatar. Vamos a respetar su resolución, lo informaremos en su momento”, señaló en una reciente gira a Oaxaca en la que defendió al senador guerrerense.

Las elecciones de junio próximo renovarán la Cámara de Diputados federal y a los gobernadores de 15 de los 32 estados y las campañas electorales comienza en general, en abril, pero las actividades de propaganda para gobernador de Guerrero arrancan a principios de marzo.

El futuro de Salgado Macedonio está en la recta final y aunque Morena ya lo ratificó está pendiente la investigación interna. A eso se suma la molestia del presidente con el otro adversario de Morena, Pablo Amílcar Sandoval, hermano de la secretaria de la Contraloría, quien renunció a impugnar al senador.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, declaró que “el respeto irrestricto del derecho de las mujeres a vivir sin violencia es condición necesaria para un representante popular” y recordó que “es responsabilidad de cada partido demostrar que sus candidatos están a la altura de las circunstancias y proceder de acuerdo con las leyes”, en clara referencia a su compañero de partido y candidato a gobernador.

La senadora de Morena Martha Lucía Micher, presidenta de la Comisión parlamentaria para la Igualdad de Género, envió el jueves una carta a la dirección del partido en la que reclama un mayor ejemplo de los mecanismos de selección:

“En estos momentos de recrudecimiento de la violencia contra las mujeres a lo largo y ancho del país, resulta indispensable que como instituto político se revise a fondo el proceso de selección de candidatas y candidatos, para evitar que sobre las y los candidatos pese cualquier atisbo de duda o de cuestionamiento sobre su conducta.

“El testimonio de mujeres víctimas de violencia sexual resultan ser la base para la intervención de las instituciones. No se puede descalificar a priori su veracidad, pues su palabra es el principio de la actuación justa”, señala el escrito.

No son únicamente los conservadores y fifis quienes critican la postulación de un presunto violador al gobierno de Guerrero, hay un malestar generalizado que está polarizando aún más al país y en Morrena, en marzo “Mes de la Mujer”, la crisis se radicalizará.

La candidatura de Salgado Macedonio es un lastre para su partido, aunque eso irrite a López Obrador.

This content was originally published here.