AMLOMETRO Corrupción Economia y Negocios

Los problemas apenas comienzan, Es necesario hacer sonar las alarmas.

07/11/2019

Enrique Quintana

Coordenadas

enriquequintana.com

E_Q_

Quien piense que ya se han superado las principales crisis que han surgido en el sexenio del presidente López Obrador… se equivoca de principio a fin.

Falta lo peor. Los problemas apenas están empezando.

El tema más delicado tiene que ver con la seguridad.

Pero, no se trata del único problema. En materia del desempeño económico también estamos en una situación sumamente delicada.

El gobierno de López Obrador tiene un desafío en dos ámbitos que pueden ser completamente diferentes.

Quizás, el presidente nunca hubiera imaginado que uno de los periódicos más influyentes del mundo, The Wall Street Journal, podría estar llamando a considerar la intervención militar de Estados Unidos en territorio mexicano, apenas a 11 meses de haber arrancado su mandato.

Pero, tampoco podría imaginar que una casa de inversión tan importante como Morgan Stanley podría estar llamando a deshacerse de los activos mexicanos, pues considera que los rendimientos que ofrecen ya no compensan los enormes riesgos que se corren por los probables errores en las políticas públicas.

No es un punto de vista académico, sino una recomendación de estrategia de inversión que puede desencadenar acciones que le peguen al peso.

No se trata aún de una opinión generalizada, pero cuando un medio líder y una casa de inversión de primer orden adoptan la visión que le hemos referido, entonces es el tiempo de levantar no solo luces preventivas, sino abiertamente hacer sonar las alarmas.

Si, en los dos ámbitos en los que tenemos problemas severos –seguridad y economía– hay cuestionamientos de fondo, entonces podríamos tener una erosión severa en la popularidad del presidente López Obrador.

No importa que en este momento su respaldo siga muy arriba. Lo que importa es que hay indicios de que podría ir a la baja en los siguientes meses.

El tema de fondo es la racionalidad en las decisiones del gobierno.

Si el presidente se niega a considerar que hay deficiencias tanto en la estrategia económica como en materia de seguridad, entonces lo más probable es que la crisis se acentúe.

Es como el enfermo de cáncer que se niega a aceptar el diagnóstico y no se somete a ningún tratamiento.

El resultado de esa decisión es usualmente el agravamiento de la enfermedad.

López Obrador actúa como lo han hecho casi todos los políticos de nuestra historia. No se trata de una conducta excepcional.

Quien tiene la autoridad y el poder casi nunca acepta los cuestionamientos. Siempre hay “otros datos”.

En México esto ha sucedido –sin excepción– desde Díaz Ordaz hasta el gobierno actual.

Yo no he podido hablar con todos los presidentes en ese lapso, pero sí lo he hecho con todos –sin excepción– desde Carlos Salinas hasta López Obrador.

Y, no hay uno solo en el que perciba la aceptación a las críticas mientras eran presidentes.

Los más sensatos lo han hecho en su retrospectiva, años después de dejar el poder.

López Obrador es un “animal político”, así dicen algunos expertos refiriéndose a su habilidad natural para percibir los problemas y oportunidades en el ámbito del respaldo público.

Quizás el último presidente que tenía esa cualidad –y algunas otras– fue su némesis, Carlos Salinas.

Salinas, pese a sus atributos, no reconoció en su momento los problemas que desencadenaron 1994.

Nos queda la duda de si AMLO sí tendrá la capacidad de hacerlo o tendrá su “rebelión zapatista” y su “error de diciembre”.

Más nos vale a todos que los evite.

Fuente: https://www.elfinanciero.com.mx/opinion/enrique-quintana/los-problemas-apenas-comienzan