Economia y Negocios

OPINIÓN: AMLO Y LOS JESUITAS – Reporteros en Movimiento

Por.  Raymundo Medellín

29 de junio de 2022.

La retorica equivocada del presidente Andrés Manuel López Obrador, podría estar tocando las fibras más sensibles de una organización religiosa que no ha valorado el primer mandatario; mientras que López Obrador aseguró que “el único que entendió bien” las intenciones de su estrategia de seguridad fue el Papa Francisco, debido al contenido del discurso con el que lamentó los asesinatos de Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, sacerdotes jesuitas, en el templo del Sagrado Corazón de Jesús en Chihuahua, el pasado 20 de junio por integrante del Cártel de Sinaloa.

Mientras López Obrador eso decía, el líder del Vaticano se dijo consternado por “tantos asesinatos en México” que causan un “sufrimiento inútil”.
…Y agregó el Papa Francisco: “Expreso mi dolor y consternación por el asesinato en México, anteayer, de dos religiosos, mis hermanos jesuitas, y un laico. Tantos asesinatos en México”, y afirmó, “Me acerco con afecto y oración a la comunidad católica afectada por esta tragedia. Una vez más repito que la violencia no resuelve los problemas, sino que aumenta el sufrimiento inútil”, agregó el Pontífice.
Si es que el presidente tiene asesores, o si bien hace caso a lo que le dijeran esos asesores, debía saber la importancia en el mundo que tiene la Compañía de Jesús; como una aportación a la cultura del conocimiento presidencial, le diría que Napoleón Bonaparte, respecto a los Jesuitas, escribió en sus menorías: “Los jesuitas son una organización militar, no una orden religiosa. Su jefe es el general de un ejército, no el mero abad de un monasterio. Y el objetivo de esta organización es poder, poder en su más despótico ejercicio, poder absoluto, universal, poder para controlar al mundo bajo la voluntad de un solo hombre [El Superior General de los Jesuitas].
John Adams, segundo presidente de los EE. UU., diría más tarde: “No me agrada la reaparición de los jesuitas. Si ha habido una corporación humana que merezca la condenación en la tierra y en el infierno es esta sociedad de Loyola. Sin embargo, nuestro sistema de tolerancia religiosa nos obliga a ofrecerles asilo.
La Compañía de Jesús, cuyos miembros son comúnmente conocidos como jesuitas, es una orden religiosa de clérigos regulares de la Iglesia católica, fundada en 1534 por el español Ignacio de Loyola, junto a otros religiosos.
San Ignacio de Loyola, el fundador, quiso que sus miembros estuviesen siempre preparados para ser enviados con la mayor celeridad, allí donde fueran requeridos por la misión de la Iglesia. Por eso, los jesuitas profesan los tres votos normativos de la vida religiosa (obediencia, pobreza y castidad) y, además, un cuarto voto de obediencia al papa.
Pablo VI describió a los jesuitas de la siguiente manera (1975): “Donde quiera que en la Iglesia, incluso en los campos más difíciles o de primera línea, ha habido o hay confrontaciones: en los cruces de ideologías y en las trincheras sociales, entre las exigencias del hombre y mensaje cristiano allí han estado y están los jesuitas».
Lo que se viene para el gobierno de la 4T es impredecible, sólo es cuestión de tiempo.

Me gusta esto:

This content was originally published here.