Tabasco

Por qué saldremos a las calles de Los Ángeles a marchar el 27 de noviembre – La Opinión

Durante las últimas cuatro décadas, México ha experimentado un profundo cambio político. El sistema político mexicano fue sacudido hasta la médula en 1988 cuando el ex presidente Carlos Salinas De Gortari fue declarado presidente de México sobre el claro ganador: Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

La elección robada causó un revuelo generalizado en la sociedad mexicana y obligó al gobierno de México a crear un organismo electoral autónomo para supervisar futuras elecciones. El Instituto Federal Electoral (IFE) se creó en 1990, y en 2014 pasó a llamarse Instituto Nacional Electoral (INE), como se le conoce ahora. Ya sea que uno se refiera a él como el IFE o el INE, el organismo ha tenido una historia controvertida.

Solo cuatro años después de su fundación, el IFE demostró que no estaba a la altura del desafío para el que fue creado. En 1994, un joven llamado Andrés Manuel López Obrador (desde 2018 presidente de México), entonces miembro del Partido por la Revolución Democrática (PRD), desafió y derrotó al candidato oficialista del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Roberto Madrazo en las elecciones de Tabasco, pero para consternación de los tabasqueños, Madrazo fue declarado vencedor.

La democracia en México tenía un largo camino por recorrer. En 2000, Vicente Fox del conservador Partido Acción Nacional (PAN) se postuló para presidente y derrotó al candidato del PRI Francisco Labastida. En ese momento México celebró que después de más de 70 años de sucesivas administraciones priistas, la oposición finalmente había logrado sacar de Los Pinos al PRI. En ese momento, muchos pensaron que el voto del pueblo estaba siendo respetado, pero no podíamos haber estado más equivocados.

Cuatro años más tarde, el presidente Vicente Fox volvió a las peores prácticas políticas del pasado e hizo que el IFE declarara al candidato presidencial del PAN, Felipe Calderón, vencedor sobre Andrés Manuel López Obrador, en un claro manoseo del gobierno para que Obrador no se levantara con el triunfo. Años después se probaría el fraude.

A consecuencia de la falta de transparencia del IFE en las elecciones de 2006, el pueblo mexicano exigió reformas adicionales al sistema electoral.

La Administración de Enrique Peña Nieto respondió disolviendo el IFE y reemplazándolo por lo que ahora es el INE. A lo largo de estas cuatro décadas, y en violación de la Constitución Mexicana, los derechos del voto de los ciudadanos mexicanos que residen en el extranjero (incluidos los que residen en los EE. UU.) fueron violados o en el mejor de los casos frustrados.

Desde que se creó el IFE y posteriormente el INE, ambos órganos electorales y supuestamente ‘autónomos’, quedaron bajo el control político de los partidos conservadores del PRI y el PAN.

Hasta donde hemos podido observar, los enemigos de la reforma política en México son los mismos actores políticos que callaron cuando se realizaron fraudes electorales en contra de la voluntad del pueblo mexicano. A los que argumentan que se va a eliminar el INE con la reforma electoral presentada por el presidente Obrador, queda claro que dicha afirmación es una pura y simple calumnia política. La realidad es que las modificaciones son para incluir la participación del pueblo mismo, incluyendo la reducción de diputados y senadores, medidas que la mayoría de los mexicanos apoyan, según una encuesta del mismo INE.

El hecho es que la inmensa mayoría del pueblo de México apoya que poco a poco se vaya mejorando y perfeccionando el INE, pero no la eliminación como lo han hecho creer el PRI, el PAN y muchos medios de comunicación.

El pasado domingo 13 de Noviembre, las fuerzas del conservadurismo en México y en Los Ángeles tomaron las calles de varias ciudades en ambos lados de la frontera. Las fuerzas progresistas y fieles a México en esta ciudad se cubrieron de Gloria en una manifestación pública frente al Consulado General de México de esta gran ciudad. Fuimos los únicos que de forma pública nos manifestamos a favor de la reforma electoral en la nación Azteca.

En días pasados el Presidente Andrés Manuel López Obrador convocó al Pueblo Mexicano a participar en una marcha y mitin el domingo 27 de noviembre, misma que iniciará en el monumento al Ángel de la Independencia y concluirá en el Zócalo de la Ciudad de México.

En Los Ángeles, atendiendo el llamado del Presidente de México, ese mismo día marcharemos a las 11 a.m., del Cabildo de la Ciudad (City Hall) para concluir frente a la Placita Olvera. Los propósitos y objetivos de nuestra acción cívica son apoyar los cambios y el proceso de transformación y regeneración de México, popularmente conocidos como la Cuarta Transformación (4T).

Es decir, de Nuevo nos manifestaremos porque apoyamos de forma plena la recuperación de nuestros derechos democráticos como ordena la Constitución.

Nuestra demanda principal es sufragio efectivo y pleno para las y los mexicanos que residimos en el exterior. No se puede continuar permitiendo a las autoridades de México que se continúe violando nuestro derecho al voto a quienes residimos y trabajamos fuera del país.

Nuestro mensaje a la derecha y ultraderecha mexicana es simple y claro, ¡no pasarán! Nuestra unidad va en asenso, y estamos convencidos de que a la 4T no la detendrá nadie.

Nos vemos este próximo domingo en el corazón de la ciudad de Los Ángeles a las 11 a.m. Todas y todos son bienvenidos.

(*) Juan José Gutiérrez es el Director Ejecutivo de la Coalición Derechos Plenos Para Los Inmigrantes.

This content was originally published here.