Aguascalientes

¿Realmente ya terminó la pandemia?  – El Sol de México | Noticias, Deportes, Gossip, Columnas

Aunque ya varias autoridades de salud y gobiernos han dado por terminada la pandemia o aseguran que su final está más cerca que nunca, especialistas de diversas áreas tienen algunos puntos para contrastar o cuando menos matizar dichas afirmaciones.

En este texto recopilamos los puntos de vista de un economista, un experto en educación y un erudito en salud pública sobre el momento en que se encuentra la humanidad frente a la crisis que ocasionó durante más de dos años la enfermedad del Covid-19.

Para Lisa Miller, profesora adjunta de epidemiología, del campus médico Anschutz de la Universidad de Colorado, no todo es tan simple:

“El presidente Biden ha respondido a la pregunta de si la pandemia ha terminado con un claro ‘sí’, pero este no es un tema de blanco o negro.

Es cierto que, gracias a la inmunidad generalizada de las vacunas y las infecciones, países como Estados Unidos ya son en un lugar muy diferente al que eran hace incluso un año. Pero como epidemióloga, creo que la continua ocurrencia de entre 350 y 400 muertes diarias en el país y cientos de muertes por semana en otros países del mundo todavía constituye una pandemia.

El total de casos de contagio en Aguascalientes es de 63 personas positivas a este virus | Karla Barba | El Sol del Centro

Entiendo la necesidad que enfrenta Biden como figura pública de tratar de indicar de manera sucinta dónde está el país y de brindar algo de esperanza y tranquilidad, pero los expertos en salud pública todavía se encuentran en una situación en la que nadie puede predecir cómo mutará y evolucionará el virus. Estas mutaciones pueden hacer que el virus sea menos peligroso, pero también es posible que la siguiente variante sea más dañina.

Al final del día, no importa cómo llames a la situación actual: el COVID-19 aún representa un riesgo significativo y continuo para el mundo. Pandemia o no, es importante seguir invirtiendo en el desarrollo de vacunas mejoradas y reforzar la preparación de los sistemas médicos y de salud pública.

A medida que avanza el COVID-19, el riesgo es que los tomadores de decisiones pierdan de vista estos importantes objetivos”.

La economía: ¿Volver a una nueva normalidad?

Por su parte, William Hauk, profesor asociado de Economía de la Universidad de Carolina del Sur, asegura que como especialista puede hablar sobre el impacto de la pandemia en la economía y sus efectos persistentes:

“La buena noticia es que lo peor del impacto de la pandemia en la economía terminó hace algún tiempo. Después de alcanzar un máximo de posguerra del 14.7 por ciento en abril de 2020 a medida que los estragos de la pandemia estaban pasando factura, la tasa de desempleo se ha mantenido en un 4 por ciento o menos durante 2022.

Si bien el mercado laboral se ha recuperado en gran medida, todavía hay ondas económicas de la pandemia que Estados Unidos sentirá durante algún tiempo.

La Secretaría de Salud reiteró la importancia de no relajar las medidas sanitarias básicas | Juan José Sifuentes | El Sol del Centro

Todavía hay dificultades en la cadena de suministro en algunas áreas clave, como los chips de computadora. Si bien podríamos haber esperado recuperaciones más sólidas en esta área, los problemas geopolíticos, como la guerra en Ucrania, continúan causando problemas.

Finalmente, muchas personas pueden estar reevaluando su equilibrio entre el trabajo y la vida como resultado de la pandemia. Las cifras agregadas de la fuerza laboral sugieren que la “Gran Renuncia” podría ser más una reorganización laboral. Sin embargo, el aumento de la “renuncia silenciosa”, el fenómeno de los empleados que limitan su productividad y no van “más allá”, puede llevar a muchos a concluir que los trabajadores no están tan intrínsecamente motivados por su trabajo como lo estaban antes del Covid.

Entonces, si bien la fase “pandémica” de Covid-19 puede haber terminado para la economía, el surgimiento de una nueva normalidad podría verse como el comienzo de un efecto “endémico”. Es decir, ya no estamos en una situación de emergencia, pero la “normalidad” a la que estamos regresando puede diferir en muchos aspectos del mundo anterior al Covid”.

La pandemia agudizó las brechas

Finalmente, Wayne Au, quien es profesor de educación de la Universidad de Washington, asegura que si bien es cierto que las escuelas públicas pueden haber regresado en gran medida a las operaciones “normales” en términos de no usar cubrebocas, volver a usar pruebas de alto impacto para medir la enseñanza y el aprendizaje, y políticas de asistencia en persona, las escuelas no han terminado con la pandemia:

“Los traumas inducidos por la pandemia que muchos estudiantes han enfrentado en el hogar, a través de la muerte de amigos y familiares, el impacto del Covid largo, el aislamiento y la ansiedad provocados por la inseguridad laboral de los padres y el acceso desigual a la atención médica, viven dentro de ellos mientras asisten a clases hoy.

Las brechas en los resultados educativos en este momento son las mismas que antes de la pandemia y aparecen en la intersección de raza, clase e inmigración. De la misma manera que la pandemia ha exacerbado las desigualdades socioeconómicas en general, también ha ampliado las desigualdades educativas ya existentes.

Estos problemas se han intensificado por la pandemia y pueden afectar a los estudiantes, predominantemente de entornos de bajos ingresos, en los próximos años.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Aunque ya varias autoridades de salud y gobiernos han dado por terminada la pandemia o aseguran que su final está más cerca que nunca, especialistas de diversas áreas tienen algunos puntos para contrastar o cuando menos matizar dichas afirmaciones.

En este texto recopilamos los puntos de vista de un economista, un experto en educación y un erudito en salud pública sobre el momento en que se encuentra la humanidad frente a la crisis que ocasionó durante más de dos años la enfermedad del Covid-19.

Para Lisa Miller, profesora adjunta de epidemiología, del campus médico Anschutz de la Universidad de Colorado, no todo es tan simple:

“El presidente Biden ha respondido a la pregunta de si la pandemia ha terminado con un claro ‘sí’, pero este no es un tema de blanco o negro.

Es cierto que, gracias a la inmunidad generalizada de las vacunas y las infecciones, países como Estados Unidos ya son en un lugar muy diferente al que eran hace incluso un año. Pero como epidemióloga, creo que la continua ocurrencia de entre 350 y 400 muertes diarias en el país y cientos de muertes por semana en otros países del mundo todavía constituye una pandemia.

El total de casos de contagio en Aguascalientes es de 63 personas positivas a este virus | Karla Barba | El Sol del Centro

Entiendo la necesidad que enfrenta Biden como figura pública de tratar de indicar de manera sucinta dónde está el país y de brindar algo de esperanza y tranquilidad, pero los expertos en salud pública todavía se encuentran en una situación en la que nadie puede predecir cómo mutará y evolucionará el virus. Estas mutaciones pueden hacer que el virus sea menos peligroso, pero también es posible que la siguiente variante sea más dañina.

Al final del día, no importa cómo llames a la situación actual: el COVID-19 aún representa un riesgo significativo y continuo para el mundo. Pandemia o no, es importante seguir invirtiendo en el desarrollo de vacunas mejoradas y reforzar la preparación de los sistemas médicos y de salud pública.

A medida que avanza el COVID-19, el riesgo es que los tomadores de decisiones pierdan de vista estos importantes objetivos”.

La economía: ¿Volver a una nueva normalidad?

Por su parte, William Hauk, profesor asociado de Economía de la Universidad de Carolina del Sur, asegura que como especialista puede hablar sobre el impacto de la pandemia en la economía y sus efectos persistentes:

“La buena noticia es que lo peor del impacto de la pandemia en la economía terminó hace algún tiempo. Después de alcanzar un máximo de posguerra del 14.7 por ciento en abril de 2020 a medida que los estragos de la pandemia estaban pasando factura, la tasa de desempleo se ha mantenido en un 4 por ciento o menos durante 2022.

Si bien el mercado laboral se ha recuperado en gran medida, todavía hay ondas económicas de la pandemia que Estados Unidos sentirá durante algún tiempo.

La Secretaría de Salud reiteró la importancia de no relajar las medidas sanitarias básicas | Juan José Sifuentes | El Sol del Centro

Todavía hay dificultades en la cadena de suministro en algunas áreas clave, como los chips de computadora. Si bien podríamos haber esperado recuperaciones más sólidas en esta área, los problemas geopolíticos, como la guerra en Ucrania, continúan causando problemas.

Finalmente, muchas personas pueden estar reevaluando su equilibrio entre el trabajo y la vida como resultado de la pandemia. Las cifras agregadas de la fuerza laboral sugieren que la “Gran Renuncia” podría ser más una reorganización laboral. Sin embargo, el aumento de la “renuncia silenciosa”, el fenómeno de los empleados que limitan su productividad y no van “más allá”, puede llevar a muchos a concluir que los trabajadores no están tan intrínsecamente motivados por su trabajo como lo estaban antes del Covid.

Entonces, si bien la fase “pandémica” de Covid-19 puede haber terminado para la economía, el surgimiento de una nueva normalidad podría verse como el comienzo de un efecto “endémico”. Es decir, ya no estamos en una situación de emergencia, pero la “normalidad” a la que estamos regresando puede diferir en muchos aspectos del mundo anterior al Covid”.

La pandemia agudizó las brechas

Finalmente, Wayne Au, quien es profesor de educación de la Universidad de Washington, asegura que si bien es cierto que las escuelas públicas pueden haber regresado en gran medida a las operaciones “normales” en términos de no usar cubrebocas, volver a usar pruebas de alto impacto para medir la enseñanza y el aprendizaje, y políticas de asistencia en persona, las escuelas no han terminado con la pandemia:

“Los traumas inducidos por la pandemia que muchos estudiantes han enfrentado en el hogar, a través de la muerte de amigos y familiares, el impacto del Covid largo, el aislamiento y la ansiedad provocados por la inseguridad laboral de los padres y el acceso desigual a la atención médica, viven dentro de ellos mientras asisten a clases hoy.

Las brechas en los resultados educativos en este momento son las mismas que antes de la pandemia y aparecen en la intersección de raza, clase e inmigración. De la misma manera que la pandemia ha exacerbado las desigualdades socioeconómicas en general, también ha ampliado las desigualdades educativas ya existentes.

Estos problemas se han intensificado por la pandemia y pueden afectar a los estudiantes, predominantemente de entornos de bajos ingresos, en los próximos años.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

This content was originally published here.