Coahuila de Zaragoza Sin categorizar

Último caso de rabia humana en Coahuila se detectó en Torreón en 1995

El último caso de rabia humana reportado en Coahuila fue en el año de 1995. Una mujer originaria del municipio de Torreón fue agredida por su cachorro y se negó a recibir tratamiento. Murió un mes y medio después, según los registros oficiales de la Secretaría de Salud del estado.

Esta semana y coincidente con la alerta sanitaria en Oaxaca por tres casos del virus de la rabia en menores y otro más identificado en Nayarit, el secretario de salud de la entidad, Roberto Bernal Gómez presentó un informe referente a la Prevención de dicha enfermedad e informó que en este año se descartaron dos casos sospechosos de rabia humana.

El funcionario informó que el 11 de enero de este 2023, un cazador en Sabinas fue mordido en la palma de la mano por un murciélago y se le dio un manejo antirrábico con evolución satisfactoria. Se descartó la presencia de rabia.

En Piedras Negras, el 17 de enero de 2023, el personal del Centro de Control Canino y Felino de Piedras Negras capturó un gato con conducta agresiva. Se iniciaron las acciones para prevención de Rabia post-exposición en el personal del Centro y se activó la búsqueda de animales con comportamiento similar en la zona donde fue capturado. El 18 de enero el gato falleció y se enviaron muestras al Laboratorio Estatal para su estudio. Se descartó la presencia de rabia.

Las autoridades de salud estatales explicaron que la infección por el virus de la rabia se caracteriza por una enfermedad aguda que ataca el sistema nervioso y evoluciona casi invariablemente a la muerte. El virus de la rabia es un virus RNA de la familia Rhabdoviridae y se transmite de los animales a los humanos.

Esta enfermedad se transmite de dos formas: En la rabia urbana el perro es el principal transmisor y en la rabia silvestre, la transmisión es principalmente por animales salvajes (murciélagos, mofetas, mapaches, tejones y zorros).

Los principales factores responsables de los casos de rabia son la población abundante de perros en condición de calle y los programas de control insuficientes. Los animales que pueden transmitir la rabia son los perros, gatos, hurones, murciélagos, mapaches, zorros, zorrillos y coyotes.

El virus está presente en la saliva del animal contagiado y se transmite por mordeduras o por contaminación con saliva de lesiones en la piel o mucosas del ser humano. Según la Secretaría de Salud, la mayoría de los animales excretan el virus unos pocos días antes de que luzcan enfermos. Si el animal sobrevive 10 días después de la agresión, se considera sano.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

Después de la exposición al virus de la rabia, éste debe de transitar por el cuerpo hasta llegar al cerebro, el periodo de incubación varía de 4 semanas hasta meses, dependiendo la distancia entre el sitio de la mordedura y el tejido cerebral.

La infección por el virus de la rabia evoluciona a través de 5 fases que son incubación, prodrómica, fase neurológica aguda, coma y muerte o recuperación.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

Es posible aislar el virus en saliva y también se realiza una búsqueda del virus en biopsia de piel de la nuca por microscopía fluorescente. Habitualmente el diagnóstico es post- mortem a través de biopsia de cerebro y se realiza búsqueda del virus en el tejido encefálico de los animales que fallecen con sospecha de rabia en el período de observación.

Una vez establecidos los síntomas, ningún tratamiento mejora el pronóstico.

La rabia es una enfermedad mortal pero 100% prevenible por lo que las autoridades señalan que se debe reforzar la vigilancia de circulación del virus en fauna urbana y silvestre además de que se debe promover la vacunación de las mascotas y siempre que se tenga al animal agresor vigilado, la persona no requerirá de manejo antirrábico avanzado. El personal de riesgo debe recibir la vacuna profiláctica y es importante recordar que el programa estatal de Zoonosis trabaja para interrumpir la transmisión de la rabia canina y felina, eliminando el riesgo para el ser humano.

Cabe hacer mención que esta semana arrancó la aplicación de la vacuna antirrábica humana a trabajadores de los centros antirrábicos y centros de control de canino de la Secretaría de Salud de Coahuila. En todo el estado, la meta es administrar 115 biológicos y son esquemas de dos dosis, mismos que se aplicarán por parte de las ocho Jurisdicciones Sanitarias.

Bernal Gómez dijo que también buscó diálogo con la Secretaría de Medio Ambiente para trabajar sobre la prevención de la rabia y de otras enfermedades como la rickettsiosis. Otras acciones serán educar a la población sobre la importancia de vacunar a sus mascotas, fortalecer los centros antirrábicos y los centros de control canino e involucrar a los municipios para incrementar la esterilización de mascotas.

This content was originally published here.