AMLOMETRO Política y gobierno

Ofreció licitar… pero asigna

 

Foto: Especial

Claudia Guerrero

Cd. de México (03 mayo 2019).- En los primeros 150 días del nuevo Gobierno, el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha priorizado la entrega de contratos a través de adjudicaciones directas.

De acuerdo con un análisis de especialistas anticorrupción de México Evalúa, de las 48 mil 233 contrataciones públicas realizadas por la nueva Administración entre el 1 de diciembre y el 30 de abril, el 77.8 por ciento fueron concretadas mediante esa figura.

La cifra es 3.3 por ciento mayor a la registrada en el mismo periodo, por el Presidente Enrique Peña Nieto, cuyo Gobierno firmó 60 mil 512 contratos, de los cuales, el 74.5 por ciento fueron por adjudicación directa.

Tras ganar las elecciones y durante una reunión con sus colaboradores el 11 de julio de 2018, López Obrador presentó las 50 medidas del Plan de Austeridad que aplicaría en su Gobierno.

De entre esas acciones, en el punto 44 se comprometió a que las compras del Gobierno se harían de manera consolidada, mediante convocatoria, con observación ciudadana y de la oficina de Transparencia de la ONU.

En el numeral 45 ofreció que los contratos de obra se llevarían a cabo mediante licitación pública.

El 1 de Diciembre del año pasado, después de rendir protesta como Presidente y tras recibir un bastón de mando de los pueblos indígenas, el tabasqueño refrendó estas acciones ante simpatizantes en el Zócalo.

En un análisis de las contrataciones, basado en cifras de CompraNet, los investigadores Marco Fernández y Roberto de la Rosa, aseguraron que el nuevo Gobierno registra la misma tendencia que el sexenio pasado en el uso de la adjudicación directa como mecanismo preferido para la entrega de contratos.

“Comparando los primeros 150 días de la Administración del Presidente Enrique Peña Nieto, se observa el mismo comportamiento que privilegia la contratación por adjudicación directa; situación que contrasta con la directriz establecida por el Presidente López Obrador relativa a que todas las contrataciones deberían llevarse por licitación pública”, señalaron.

“En términos porcentuales, la Administración del Presidente López Obrador ha suscrito más contratos por adjudicación directa en 3.3 puntos porcentuales que su antecesor”.

En el análisis por montos, se detalla que de los 126 mil 100 millones de pesos en contrataciones, se han comprometido 41 mil 800 millones de pesos en adjudicaciones, que representan 33 por ciento del total.

Y en Pasta de Conchos, sí cumple

Una promesa de campaña en la que sí ha puesto empeño el Presidente Andrés Manuel López Obrador es la de intentar el rescate de restos de 65 mineros muertos en el derrumbe de la mina de Pasta de Conchos ocurrido en 2006.

Familiares de los obreros habían solicitado a López Obrador en reiteradas ocasiones que si llegaba a la Presidencia tratara de recuperar los cuerpos de las víctimas.

El pasado miércoles el Mandatario informó que iniciarían excavaciones. Admitió que no había solicitado autorización a Grupo México, empresa propietaria de la mina, pero dijo confiar en que el empresario Germán Larrea no se opondría.

“Estoy seguro de que (Larrea) no va a oponerse, porque es una decisión con dimensión humanitaria y es también una decisión del Estado mexicano. Como Presidente he tomado esta decisión y tengo facultades, podemos hacerlo y no creo que se oponga”, insistió.

Ayer jueves en su conferencia de prensa, López Obrador informó que el presidente de Grupo México propietario de la mina Pasta de Conchos, le había ofrecido colaborar en el rescate. Incluso difundió una carta personal que el empresario le envió a Palacio Nacional.

En la misiva, Larrea, se dice dispuesto a colaborar “en el análisis de los estudios técnicos que hoy aconsejen el nuevo esfuerzo de recuperación de los cuerpos de los mineros fallecidos”.

El empresario informó que pondrá a disposición de la Secretaría del Trabajo toda la información técnica con la que cuenta su compañía.

Notas Relacionadas

Adjudican sin licitar 74% de los contratos

En la misiva, reconoce “el espíritu humanista” que inspira la decisión presidencial para hacer un nuevo intento de recuperación de los restos.