Colima

Gobernadora de Colima minimiza marcha por el INE, lo llama ‘intento desesperado’ de la oposición

Manzanillo, Col. La marcha del pasado 13 de noviembre convocada por los adversarios del presidente Andrés Manuel López Obrador representó “un intento desesperado” de la oposición que no tiene liderazgos, aseguró la gobernadora de Colima, Indira Vizcaíno (Morena).

“Quizá ya bajó un poco la intensidad de la discusión pública o del ruido mediático alrededor de la propuesta de reforma electoral y de la marcha, supuestamente en contra de estas propuestas, que parece más bien un intento desesperado por articular a una oposición que no encuentra liderazgos valiosos y que más allá de los intereses de las élites no encuentra causas, porque el pueblo respalda el proyecto de transformación”.

Consideró que quienes están en contra de esta reforma tienen miedo del pueblo, repudian que su opinión valga lo mismo que la de las personas que menos tienen y repudian la democracia, por lo que les exigió quitarse las máscaras.

Te podría interesar:

“Los comprendo, es normal temer lo que no se conoce, le temen al pueblo y en el fondo repudian el principio básico de la democracia, que cada voto vale lo mismo, que la opinión del más rico y del más pobre vale exactamente lo mismo. En el fondo, se visten de rosa y marchan –como lo hicieron el 13 de noviembre— para decir que repudian que su opinión no valga más que la que de quienes menos tienen, repudian a la democracia, y eso es repudiar al pueblo, y por eso deberían quitarse las máscaras”.

Presente en la conferencia matutina del mandatario federal, que se realizó en este puerto, la mandataria local abrió su participación criticando la movilización de hace un par de semanas y manifestando su apoyo a la reforma electoral presentada por López Obrador.

“Aunque ha bajado la intensidad, como lo manifestamos públicamente los gobernadores de la cuarta transformación, nosotros no sólo respaldamos el proyecto en lo general, sino en lo específico esta propuesta de reforma electoral”.

Destacó que si bien algunos de los planteamientos de quienes se oponen a esa reforma pueden tener alguna racionalidad, “hay otros que francamente no se entienden. He escuchado a algunos opinadores decir que proponer que sea la gente la que defina quiénes debe ser consejeros electorales es un atentado contra la ciudadanización o la imparcialidad de la autoridad electoral. ¿Cómo va a ser más imparicial un consejo general integrado por consejeros electos por los partidos que uno con consejeros electos por la ciudadanía? La verdad es que no tiene ningún sentido”.

Señaló que tampoco tiene sentido considerar “un atentado para la democracia” proponer que los partidos que la conforman le cuesten menos a la sociedad.

“La mayoría de los mexicanos no queremos que los partidos nos cuesten tanto, y buscar reducir ese costo de la democracia no es ponerla en riesgo, es llevarla a lo que siempre debió haber sido, un mecanismo para que las mayorías tomen las decisiones, y no un mecanismo de simulación para que una minoría logre perpetuarse en el poder para tomar decisiones, para seguirse favoreciendo a sí misma”.

Con información de La Jornada

This content was originally published here.