AMLOMETRO Ciudadanos Destacados Corrupción Política y gobierno

¿Jefe Supremo?



PREPARA TU INE PARA VOTAR

EL 6 DE JUNIO DEL 2021 VOTA PARA MANTENER

TU LIBERTAD, LA DEMOCRACIA Y EL RESPETO A LA CONSTITUCIÓN

DIEGO FERNÁNDEZ DE CEVALLOS

19.10.2020/01:04

Comparte esta noticia

MÁS OPINIONES

“Si quiere, que venga él”: El día que Celia Cruz se negó a cantarle ‘Burundanga’ a Fidel Castro

CARLOS DÍAZ BARRIGA

Ir a todas las Opiniones

Ir a las columnas de Diego Fernández de Cevallos

Enlaces PatrocinadosRecomendamos

Se desvelan por comprar iPhone 12 tras enterarse de pago con Recibo TelmexClaroshop

Estrena tu Kwid con pagos de $90 pesos diarios. Cotiza aquí.Renault Kwid

por Taboola

Hace poco enlodaba a nuestras fuerzas armadas, imputándoles una conducta permanente de crímenes y atrocidades, acusándolas de estar al servicio de “la mafia del poder”. Dijo que si por él fuera desaparecería al Ejército y a la Marina, y que de ser eso imposible, llegando a la Presidencia los regresaría a sus cuarteles.

Al ganar en 2018 viró: fue encomioso para con esas instituciones y puso a sus elementos en tareas y responsabilidades principales de la administración pública federal. Necesita de ellas para imponer sus caprichos y arbitrariedades, malentendiendo que la lealtad de la milicia es para él y su proyecto, no para México.

Esos elogios no se correspondieron con su actuar traicionero: los mantuvo en la línea de fuego contra la criminalidad más sanguinaria, pero pidiendo a las “mamacitas” de los facinerosos convencer a sus “hijitos” de portarse bien, porque su gobierno es de “abrazos no balazos”. Cuando los uniformados huyen humillados de pedreas, palizas y balaceras se ufana de no ser un represor; saluda a la madre del Chapo, libera a Ovidio y recibe del abogado de la familia, con un abrazo, su gratitud y apoyo.

Pero hay un hecho reciente que nos humilla ante el mundo y nos ofende como mexicanos: la detención en EU del ex secretario de la Defensa Nacional, General Salvador Cienfuegos, sin darse a conocer pruebas o indicios reales que merezcan tenerlo por presunto criminal.

¡Al contrario, apenas hace dos años fue condecorado por el Ejército de aquel país, al considerar irreprochable y valiente su trayectoria!; su hoja de servicios acredita más de 50 años como soldado entregado con honor y valor a su patria, que es querido y respetado en la milicia, que es conocido como hombre cabal y con la gallardía debida en su profesión, que el propio López Obrador en el 2018 dijo: “Muchas gracias al general secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, (es) un extraordinario general, (es) un hombre institucional”, y afirmó que “no hay generales que pertenezcan a la mafia del poder”.

Pues de la manera más claudicante y traicionera, al saber de su arresto por la DEA (agencia criminal que inventa pruebas, compra testigos y da pleno valor a los dichos de los más torvos criminales), no exigió al gobierno de Trump un juicio justo ni le importó la presunción de inocencia; su primer impulso fue decir que “esa detención es una muestra inequívoca de cómo se corrompió el régimen neoliberal” y que “se puede hablar de (que hubo) un gobierno mafioso, un narcogobierno”.

Ante la indignación de muchos militares, reculó: dijo que habrá que esperar sin prejuzgar, pero su infamia ya había sido cobardemente consumada.

López Obrador es constitucionalmente Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas; moralmente, no; ni lo puede tener por tal un soldado con honor.

Fuente:https://www.milenio.com/opinion/diego-fernandez-de-cevallos/sin-rodeos/jefe-supremo