Ciudades del futuro Tecnología e innovación

Biomedicina o inteligencia artificial, los retos de futuro de este conquense brillante

Una mente brillante. Está claro que la de Juan Fernández López, alumno del Colegio Sagrada Familia de la capital conquense, lo es. Este joven estudiante de 15 años ha sido reconocido por la Viceconsejería de Educación con uno de los once Premios Extraordinarios en la categoria de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) tras haber obtenido una nota media de diez en el último curso de esta etapa académica.

Además, para alcanzar el galardón ha tenido que superar previamente tres exámenes de Matemáticas, Lengua Castellana e Inglés, pruebas que “seguían el formato de la EvAU”, según indica.

En cuanto a los ejercicios del idioma extranjero “iba tranquilo y apenas si me miré los apuntes”, mientras que “para Lengua me preparé bien, pero Matemáticas fue la más difícil e incluso llegué a pensar que iba a suspenderla”, asegura. Finalmente, los resultados han sido excepcionales y el Diario Oficial de Castilla-La Mancha publicaba recientemente las resoluciones definitivas en relación al total de 36 alumnos que han sido premiados, en el curso académico 2019-2020, de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), Bachillerato y Enseñanzas Artísticas Profesionales.

En este sentido, para Juan Fernández López la clave del éxito está en dividir bien los tiempos. Por este motivo se organiza de modo que siempre tiene tiempo para hacer deporte y desconectar porque “después tengo la mente más despejada y estoy relajado para volver a estudiar”.

El pasado mes de septiembre comenzó el primer curso de Bachillerato y ha elegido la modalidad mixta de Ciencias. “No quería hacer Ciencas de Salud puras ni el Bachillerato Tecnólogico como tal porque ambos campos me llaman la atención”, una decisión motivada tras plantearse un futuro profesional enfocado hacia la biomedicina o la inteligencia artificial, aunque por ahora no lo tiene claro.

Este curso, sin duda, va a estar marcado por la pandemia de la Covid-19 pero el joven agradace a sus profesores el trabajo durante los meses de estado de alarma porque “se adaptaron a la plataforma Teams y desde el primer lunes de confinamiento continuamos las clases”.

A propósito de lo anterior, considera que el Colegio Sagrada Familia destaca por la relación de confianza que se establece entre profesores y alumnos porque “todos se implican, el trato es familiar y eso hace que aprendamos mejor”.

Por ahora, Juan continuará dos años más en Cuenca, después alcanzará cualquier objetivo que se proponga gracias al tesón, trabajo y empeño que pone en todo lo que hace.

This content was originally published here.