Chiapas

Hemos pasado noches sin dormir para sacar adelante el Tren Maya: Alstom

Maite Ramos

México tiene un enorme reto: mejorar la movilidad y la calidad de vida de sus habitantes. Hacia 2025, los gases de efecto invernadero en Latinoamérica aumentarán 30% en comparación con 2005, por lo que invertir en transporte público y promover modelos de movilidad sustentable es indispensable.

En nuestro país, la falta de movilidad propicia que anualmente se pierda más de 9% del PIB. El cálculo no contempla las pérdidas por la falta de competitividad, reducción en el nivel de vida de los habitantes, contaminación, consecuencias a la salud y accidentes viales. El país requiere un planteamiento que cambie su visión integral sobre sus ciudades. Se deben crear ciudades incluyentes, sustentables y productivas.

Maite Ramos, CEO de Alstom México, cuenta los planes de la compañía y sus perspectivas en el sector movilidad.

AN: Maite, ¿cuál es el panorama de la industria de la movilidad?

La industria ha cambiado mucho. El concepto de movilidad se refiere a que una persona se pueda transportar del punto A al punto B de la forma más eficiente. Sin embargo, hay que pasar del discurso a la práctica. Necesitamos más inversiones y políticas públicas para que la gente se desplace de manera más segura, sostenible y eficiente. Debemos entender que hay mercado y que se necesitan muchas opciones de movilidad para que las empresas estén dispuestas a invertir, porque los recursos de los gobiernos son limitados. Y las autoridades deben apostar por el beneficio que tiene el transporte público en la calidad de vida de las personas.

La movilidad es un tema de empatía. Todos —peatones, automovilistas, ciclistas, usuarios de transporte público— tenemos que entender que la calle y la ciudad son de todos. Es un tema de empatía, pero también de vulnerabilidad. Si un ciclista le pega al auto de un conductor, probablemente lo raye o lo abolle; pero si el conductor le pega a un ciclista, probablemente lo atropellará y hasta podría matarlo. Esto nos tiene que volver más conscientes a todos.

Las leyes son muy claras. Si se aplican o no, es otra cuestión. Ese es el siguiente paso que deberíamos dar: respetar y aplicar la ley a cabalidad, pero si no concientizamos primero a las personas, difícilmente vamos a poder convivir todos en las calles. Necesitamos construir una mejor ciudad, una ciudad más incluyente.

AN: ¿Cuáles son los principales proyectos de Alstom para 2023?

Los principales proyectos son la construcción de los carros del Tren Maya y de más de 800 carros para el Metro de San Francisco (California), los cuales se fabrican en nuestra planta de Sahagún, Hidalgo. También vamos a crecer en las áreas de señalización y mantenimiento. Por otra parte, damos servicio a las locomotoras de carga que transportan mercancías dentro del país y también capacitamos a otros países en mantenimiento de locomotoras. Nuestra actividad será muy dinámica.

Para 2023, el reto es entregar buenos resultados en estas divisiones: mantenimiento, señalización, estructura y proyectos. Y mi reto personal es pensar en nuevos planes. Me preocupan 2025, 2026 y 2027, porque 1,800 familias dependen de la compañía. Estamos creciendo con los proyectos que tenemos, pero tengo que pensar en nuevos planes para que estas familias puedan sacar adelante a sus hijos.

El mayor logro es que podemos darle trabajo a la gente para que lleve de comer a su casa. Es lo que buscamos con nuestros proyectos. No me preocupa 2023, sino los años siguientes.

El Tren Maya es un proyecto muy importante; hemos pasado noches sin dormir para sacarlo adelante. Sin embargo, no todo es el Tren Maya. Mucha gente no trabaja en este proyecto, pero no es menos importante para mí: tengo que garantizarles su futuro. Sin embargo, el compromiso de entrega del primer tren es julio de 2023 y la inauguración será en diciembre. El Tren Maya es un proyecto muy grande y muy visible. Va a contribuir en el desarrollo de la región (Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo) en muchos sentidos: conectividad, empleo, economía… El taller de Cancún, por ejemplo, va a necesitar 250 mecánicos calificados.

El contrato del Tren Maya tiene varias fases. Después de su entrega, hay cinco años de servicio posventa, pero tenemos que pensar en lo que sigue. Además, tenemos otros planes, como los contratos de mantenimiento de los vagones del Metro, que haremos por cinco años más.

MÁS NOTICIAS:

The post Hemos pasado noches sin dormir para sacar adelante el Tren Maya: Alstom appeared first on Alto Nivel.

This content was originally published here.

EL 2 DE JUNIO DEL 2024 VOTA PARA MANTENER

TU LIBERTAD, LA DEMOCRACIA Y EL RESPETO A LA CONSTITUCIÓN.

VOTA POR XÓCHITL