Arte & entretenimiento

La plaza del Museo Néstor se levantará y se volverá a recolocar piedra a piedra – La Provincia

La plaza del Museo Néstor se levantará
y se volverá a recolocar piedra a piedra | JUAN CASTRO

De forma paralela, las dos instituciones acordaron crear una comisión mixta formada por técnicos para consensuar la recuperación que se va a llevar a cabo, comisión que hará lo mismo con las diferencias en torno a la rehabilitación de la ermita de Santa Catalina, que provocaron la paralización de las obras hace más de un año.

En cuanto al Museo Néstor, la ubicación del ascensor y la instalación de los sistemas de climatización y contraincendios, junto con la rampa de cristal prevista para salvar la diferencia de cota entre la plaza y la entrada al museo, son las intervenciones que han provocado mayores discusiones, aunque no las únicas. Un equipo de arquitectos e ingenieros ha presentado varios proyectos y estudios en los últimos meses, que se unen al proyecto museístico redactado por el director del recinto Daniel Montesdeoca y ahora, con todos esos mimbres, se está redactando el plan definitivo, en el que se intenta que la rehabilitación y la adecuación a las necesidades actuales afecte lo mínimo posible al edificio histórico. De momento, parece que se ha alcanzado un consenso en torno a la ubicación del ascensor, que será de cristal e irá por fuera del edificio, en el extremo izquierdo de la fachada, donde están los baños del Pueblo Canario, según informa el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, quien indica que si el proyecto se concluye antes del verano y se consigue el acuerdo de todos, se podría sacar a concurso antes de que acabe el año. “Es preferible tenerlo cerrado tres años y hacerlo bien, aunque nos corre prisa volver a abrir tanto el museo como la ermita, porque le dan vida al Pueblo Canario”, subraya el edil, que atribuye a las restricciones de la pandemia, el año perdido en la elaboración del proyecto.

Algo parecido opina el director del museo, Daniel Montesdeoca, quien recuerda que se trata de un Bien de Interés Cultural (BIC) y “hay espacios que necesitan de una intervención que hile fino porque se trata de un trabajo muy complicado”. Compleja se presenta la conexión entre la parte trasera del edificio con lo que fue la antigua oficina de la OMIC que, a juicio de Montesdeoca, “hay que pensárselo muy bien”. “Yo estoy intentando idear un museo que esté cercano a los postulados del Museo Sorolla en Madrid y otros de similar filosofía. Tenemos que ser muy conscientes de la gran importancia de que perviva el peso específico que tienen tanto Néstor como Miguel en esa escenografía que se crea a partir de los años 30 para la ciudad. Indudablemente, necesitamos un museo adecuado al siglo XXI y se están barajando distintas propuestas”.

Además, explica, hay que actualizar el sistema de aire acondicionado, para dotar al espacio de una temperatura y humedad adecuadas que garanticen la conservación de las obras y también mejorar la red eléctrica. “Hay que actuar sobre las cubiertas, que hay que levantar literalmente para tratarlas; los baños hay que reformarlos y hay carpinterías que es necesario cambiar completamente porque están en muy mal estado. Tenemos humedad por capilaridad, lo que obliga a levantar el suelo de algunas de las salas para que no siga filtrándose el agua en el edificio”, señala. El departamento pedagógico va a tener una sala independiente en la antigua tienda y se adecuarán los espacios del personal. También se instalará una tienda que irá en la sala donde estaba el despacho del director y está en discusión si habrá o no cafetería, que Montesdeoca quiere instalar en la antigua OMIC, “donde la gente se pueda sentar después de ver el museo. No quiero entrar en competencia ni con el hotel ni con el bodegón, porque además tendrían horarios diferentes y no habría comidas”.

Aunque inicialmente se planteó la posibilidad de instalar una nueva entrada por León y Castillo, el experto considera ahora que se debe mantener un único acceso por el Pueblo Canario, el que diseñó Miguel, porque “tiene una carga estética” de la que carece la parte de atrás, que “sí nos puede servir para visibilizar el museo con banderolas y una buena señalética, de la que carece ahora”.

La plaza del Museo Néstor se levantará
y se volverá a recolocar piedra a piedra

En relación con el ascensor, defiende la alternativa exterior, por la que ha luchado para evitar que saliera adelante otra de las opciones barajadas, por la parte trasera del inmueble, que robaba espacio a la sala donde se exponen los cuadros del Poema de la Tierra. “Tendría que desmontar dos lienzos y afectaría a la sala más importante, por lo que ha sido necesario buscar otro emplazamiento. La opción exterior es la mejor, sólo se vería un cubo de cristal en el extremo izquierdo de la fachada. Es la solución menos dolorosa porque no estoy dispuesto a perder una sala tan importante”, destaca. La primera ubicación, por la caja de escalera era la que menos afectaba, pero se descartó porque el espacio era demasiado angosto.

“Están trabajando los arquitectos de ambas partes, dilucidando posibilidades. Son cuestiones de matices que se están solucionando. Estamos todos interesados en que esto salga adelante cuanto antes y tratando de hacerlo de forma que en el futuro no nos podamos arrepentir”, afirma Montesdeoca, quien destaca que en esta ocasión los arquitectos están teniendo en cuenta la opinión del museólogo para llevar a cabo la rehabilitación.

Pendientes quedarán otras actuaciones que Daniel Montesdeoca quiere llevar a cabo en el futuro como la instalación en la parte trasera del edificio de un jardín con la flora canaria por la que “Néstor apostó”, para lo que quiere contar con la colaboración del catedrático de Botánica Pedro Sosa y el Jardín Canario. “Me gustaría hacer algo diferente que, cuando la gente lo vea capte enseguida lo que era la filosofía de Néstor y de Miguel”, destaca el director, que ha incluido en su proyecto el museo de Bellas Artes que diseñó en su día Miguel Martín. “Ese edificio se tendrá que construir y sería un hito para la ciudad porque el museo tiene unas dimensiones limitadas y no podemos recrear lo que ya existe porque no hay espacio vital para que el museo crezca. Debemos ser un museo moderno, activo y que diversifique la oferta; que no sólo ofrezca la obra de Néstor sino otras exposiciones, para lo que son necesarios unos depósitos modernos y amplios. Si hiciéramos ese edificio por la parte trasera tendríamos resueltos muchísimos problemas de este espacio museológico”.

También pretende recuperar toda la arquitectura velada que “ha desaparecido de la vista pero que sigue ahí. Cuando se hizo este museo estaba lleno de ventanas, pero se taparon para ganar espacio porque no podían colocar ni el 20% de la obra de Néstor. Se cegaron todas con paneles y las quiero recuperar, porque tienen una gran impronta esteticista, y crear premarcos en los que la obra quedaría rehundida en esas ventanas, que están rodeadas de una decoración hecha de caracolillos. Hasta el Poema del Mar se va a ver de otra manera. Queremos recuperar el proyecto original en el que las obras iban encastradas”.

La rehabilitación de la ermita del PuebloCanario (a la izquierda), que llevan paradas más de un año siguen pendientes de que los técnicos del Cabildo y el Ayuntamiento se pongan de acuerdo sobre la forma más adecuada de conservar la cubierta. De momento, se han realizado los trabajos de conservación de los frescos de Jesús Arencibia y se han eliminado las filtraciones de agua, el problema más grave que afectaba al edificio. En la foto superior, los jardines de la parte de atrás del Museo Néstor, conocidos como la plaza de La Caleta, y la antigua sede de la OMiC, al fondo, lindado con León y Castillo. |

Los poemas del Mar y de la Tierra, en Mata

Los poemas del Mar y de la Tierra, las obras más emblemáticas de Néstor de la Torre, se pueden contemplar desde el pasado mes de noviembre en el Castillo de Mata, donde estarán expuestas hasta el próximo mes de abril, aunque el director del Museo Néstor, Daniel Montesdeoca apuesta por mantenerlas más tiempo para que la gente tenga la oportunidad de disfrutar de la obra del artista modernista hasta que concluya la rehabilitación y reabra la pinacoteca. “Es importante”, resalta, “que la figura de Néstor no caiga en el olvido y que la ciudadanía y aquellos pocos que nos visitan tengan la posibilidad de ver la parte más importante de la obra de Néstor”. Subraya que los poemas del Mar y de la Tierra se pueden contemplar enfrentados, como nunca se habían visto en el museo, porque no hay una sala lo suficientemente grande para albergar los 12 cuadros. Se trata, asegura, de una de las mejores exposiciones que se han hecho sobre la obra de Néstor, con un montaje muy moderno. Lo primero que se oye al entrar en la sala es el rumor del mar, una forma, explica Montesdeoca, de “recrear ese ideal escenográfico que tenía Néstor. Yo quiero incorporar esa escenografía en el museo, y que la gente cuando entre en las salas se emocione”.

This content was originally published here.