Ciudades del futuro

Por qué decir palabrotas es una señal de inteligencia, ayuda a controlar el dolor y mucho más

(CNN) — La sociedad educada considera que decir palabrotas es una señal vulgar que indica poca inteligencia y educación, pues ¿por qué recurrir a un lenguaje grosero cuando tienes la fortuna de tener un vocabulario rico?

Resulta que esa percepción está llena de… tonterías. De hecho, los estudios demuestran que decir palabrotas puede ser un signo de superioridad verbal, y también puede proporcionar otras posibles recompensas.

“Las ventajas de decir palabrotas son muchas”, afirma Timothy Jay, profesor emérito de psicología del Massachusetts College of Liberal Arts, que lleva más de 40 años estudiando el tema.

“Los beneficios de decir palabrotas comenzaron a surgir en las dos últimas décadas como resultado de una gran cantidad de investigaciones sobre el cerebro y las emociones, junto con una tecnología mucho mejor para estudiar la anatomía del cerebro”.

1. Maldecir puede ser un signo de inteligencia

Las personas bien educadas y con muchas palabras a su disposición, según un estudio de 2015, son mejores inventando palabrotas que las que tienen menos fluidez verbal.

¿Quieres vivir más? Sé optimista, según un estudio

Para dicho estudio, se pidió a los participantes que enumeraran el mayor número de palabras que empezaran con F, A o S en un minuto. Otro minuto se dedicó a inventar palabrotas que empezaran con esas tres letras. El estudio descubrió que los que inventaban más palabras con F, A y S también eran los que más palabrotas decían.

Es un signo de inteligencia “en la medida en que el lenguaje está correlacionado con la inteligencia”, afirma Jay, autor del estudio. “Las personas que son buenas en el lenguaje son buenas para generar un vocabulario de palabrotas”.

Decir palabrotas también puede asociarse con la inteligencia social, añadió Jay.

“Las estrategias para saber dónde y cuándo es apropiado decir palabrotas, y cuándo no lo es”, dijo Jay, “es una habilidad cognitiva social como elegir la ropa adecuada para cada ocasión. Es una herramienta social bastante sofisticada”.

2. Decir palabrotas puede ser un signo de honestidad Las amistades fuertes y estables pueden ser un activo para su salud física, según un estudio

La ciencia también encontró un vínculo positivo entre la blasfemia y la honestidad. Según una serie de tres estudios publicados en 2017, las personas que dicen palabrotas mienten menos a nivel interpersonal y tienen mayores niveles de integridad en general.

“Cuando expresas honestamente tus emociones con palabras poderosas, entonces vas a dar la impresión de ser más honesto”, dijo Jay, quien no participó en los estudios.

Si bien una mayor tasa de uso de blasfemias se asoció con una mayor honestidad, los autores del estudio advirtieron que “los hallazgos no deben interpretarse en el sentido de que cuanto más una persona usa blasfemias, es menos probable que se involucre en comportamientos no éticos o inmorales más graves”.

3. Las blasfemias mejoran la tolerancia al dolor

¿Quieres aguantar hasta el final? Adelante, suelta una palabrota.

Los ciclistas que decían palabrotas mientras pedaleaban contra la resistencia tenían más potencia y fuerza que los que utilizaban palabras “neutras”, según demuestran varios estudios.

La investigación también descubrió que las personas que decían palabrotas mientras apretaban un tornillo de banco podían apretar más fuerte y durante más tiempo.

Decir obscenidades no sólo ayuda a la resistencia: si te pellizcas un dedo con la puerta del coche, es muy posible que sientas menos dolor si dices “mi*****” en vez de “dispara”.

Según otro estudio, las personas que decían palabrotas mientras sumergían la mano en agua helada sentían menos dolor y eran capaces de mantener la mano en el agua durante más tiempo que las que decían una palabra neutra.

“El mensaje principal es que decir palabrotas ayuda a sobrellevar el dolor”, dijo el autor principal y psicólogo Richard Stephens, en una entrevista anterior de CNN. Stephens es profesor titular de la Universidad de Keele, en Staffordshire (Inglaterra), donde dirige el Laboratorio de Investigación en Psicobiología.

Las palabrotas en diferentes idiomas tienen algo en común

Stephens dice que funciona así: maldecir produce una respuesta al estrés que activa el antiguo reflejo defensivo del organismo. Una descarga de adrenalina aumenta el ritmo cardíaco y la respiración, preparando los músculos para la lucha o la huida.

Simultáneamente, se produce otra reacción fisiológica llamada respuesta analgésica, que hace que el cuerpo sea más impermeable al dolor.

“Eso tendría sentido desde el punto de vista evolutivo, porque serás mejor luchador y mejor corredor si no te frenan las preocupaciones por el dolor”, afirma Stephens.

“Así que parece que al maldecir desencadenas una respuesta emocional en tu interior, que desencadena una respuesta de estrés leve, que lleva consigo una reducción del dolor inducida por el estrés”.

Cuidado, sin embargo, la próxima vez que decidas alargar tu entrenamiento maldiciendo. Las palabrotas pierden su poder sobre el dolor cuando se usan demasiado, descubrió también la investigación.

A algunos nos gusta más decir palabrotas que a otros. Por ejemplo, las personas que tienen más miedo al dolor, llamadas “catastrofistas”. Un catastrofista, explica Stephens, es alguien que puede tener una pequeña herida y pensar: “Oh, esto pone en peligro mi vida. Me voy a gangrenar, me voy a morir”.

“La investigación descubrió que los hombres que eran menos catastrofistas parecían obtener un beneficio al insultar, mientras que los hombres que eran más catastrofistas no”, dijo Stephens. “Mientras que con las mujeres no había ninguna diferencia”.

4. Maldecir es un signo de creatividad

La capacidad de decir palabrotas parece estar centrado en el lado derecho del cerebro, la parte que la gente suele llamar el “cerebro creativo”.

¿Hay un secreto para ser feliz en la vida? El estudio más longevo de este tema arroja un impresionante resultado

“Sabemos que los pacientes que sufren accidentes cerebrovasculares en el lado derecho tienden a volverse menos emocionales, menos capaces de entender y contar chistes, y tienden simplemente a dejar de decir palabrotas aunque antes las dijeran bastante”, afirma Emma Byrne, autora de “Swearing Is Good for You”.

Las investigaciones sobre las palabrotas se remontan a la época victoriana, cuando los médicos descubrieron que los pacientes que perdían la capacidad de hablar podían seguir maldiciendo.

“Decían palabrotas con una fluidez increíble”, explica Byrne. “Las reprimendas infantiles, las palabrotas y los términos cariñosos: palabras con un fuerte contenido emocional aprendidas a una edad temprana tienden a conservarse en el cerebro incluso cuando se pierde todo el resto de nuestro lenguaje”.

5. Lanzar improperios en lugar de puñetazos

¿Por qué decimos palabrotas? Quizá porque éstas proporcionan una ventaja evolutiva que puede protegernos de daños físicos, según Jay.

“Un perro o un gato te arañan o te muerden cuando están asustados o enfadados”, explica. “Decir palabrotas nos permite expresar simbólicamente nuestras emociones sin tener que hacerlo con uñas y dientes.

“En otras palabras, puedo decirle a alguien que me mueva el dedo o que te joda al otro lado de la calle. No tengo que encararme con ellos”.

Los beneficios del sexo para la salud y el bienestar

Maldecir se convierte entonces en una forma remota de agresión, afirma Jay, que ofrece la oportunidad de expresar los sentimientos con rapidez y, con suerte, evitar repercusiones.

“El propósito de maldecir es desahogar mis emociones, y tiene la ventaja de que me permite sobrellevar la situación”, afirma. “Además, comunica muy fácilmente a los transeúntes cuál es mi estado emocional. Tiene esa ventaja de la eficacia emocional: es muy rápido y claro”.

Un lenguaje universal

¿Qué hace que el uso de palabras malsonantes sea tan poderoso? El poder del tabú, por supuesto. Esa realidad es universalmente reconocida: casi todos los idiomas del mundo contienen palabrotas.

“Parece que en cuanto tienes una palabra tabú, y la percepción emocional de que esa palabra va a incomodar a otras personas, el resto parece seguir de forma natural”, afirma Byrne.

No sólo las personas dicen palabrotas. Incluso los primates dicen palabrotas cuando tienen ocasión.

“Los chimpancés en libertad tienden a utilizar sus excrementos como señal social, diseñada para mantener a la gente alejada”, explica Byrne.

Los chimpancés criados a mano y entrenados para ir al baño aprendieron el lenguaje de signos de la “caca” para indicar a sus cuidadores cuándo necesitaban ir al baño.

“Y en cuanto aprendieron el signo de la caca, empezaron a usarlo como nosotros usamos la palabra mi****”, explica Byrne. “Maldecir es una forma de expresar tus sentimientos que no implica tirar mi**** de verdad. Sólo se lanza la idea de la mi****”.

¿Significa eso que debemos maldecir siempre que nos apetezca, independientemente de nuestro entorno o de los sentimientos de los demás? Por supuesto que no. Pero, al menos, la próxima vez que se te escape una palabrota sin querer, no te preocupes.

Al fin y al cabo, no eres más que un ser humano.

This content was originally published here.

VOTA PARA EVITAR LA DICTADURA

SALVA Al EDOMEX, UNIDOS SOMOS MAYORÍA

TENEMOS SOLO UNA OPORTUNIDAD

 

EL 4 DE JUNIO DEL 2023 VOTA PARA MANTENER

TU LIBERTAD, LA DEMOCRACIA Y EL RESPETO A LA CONSTITUCIÓN.

SI NO VOTAS PROBABLEMENTE TU VOTO NO VOLVERÁ A CONTAR 

UBICA TU CASILLA AQUÍ

 

 

EL 2 DE JUNIO DEL 2024 VOTA PARA MANTENER

TU LIBERTAD, LA DEMOCRACIA Y EL RESPETO A LA CONSTITUCIÓN.

VOTA POR XÓCHITL